Subir a L’Angliru

Hace dos años, por estas fechas, realicé mi ambición de subir en bici a L’Angliru. 

“De ser conocido sólo por los ganaderos locales y excursionistas, pasó a cobrar fama internacional tras ser incluido como final de etapa en la Vuelta a España 1999, dada la gran dureza de la ascensión, que alcanza en algunos tramos pendientes máximas del 23,5% en la Cueña les Cabres, uno de los puertos de montaña asfaltados más difíciles del ciclismo mundial. De hecho, el Angliru está considerado como la cima de mayor dureza mundial subido en carrera”  -Wikipedia-

 

En estos siete años largos de aislamiento, de súbita desaceleración, sin bares ni apenas contactos sociales, la memoria de la subida a esta cima es la única que puedo comparar con las memorias de glorias pasadas (bueno, lo que yo veo como “glorias”).

Desde hace meses, me digo con frecuencia que es pronto para aceptar que ya no tendré más grandes aventuras en mi vida. Me digo que aún hay espacio para nuevas glorias y nuevas sensaciones. Quizás espacio para amar de nuevo.

Pero tiendo a no creerme ya…

Esta ha sido mi última gran aventura. A mi modesta escala, por supuesto.

 

Subida a l’Angliru 2016

 

Son apenas 12 km desde el pueblito donde comienza la carretera, hasta la cima. En la cima termina la carretera, por lo que para volver, se vuelve por el mismo camino. En total un poco más de 25 km que hice a la ridícula velocidad media de 8,4 km/h.

Screenshot_2015-09-30-20-27-05.png

No parece mucha cosa y en efecto los primeros kms de subida, son muy fáciles. Llegué a preguntarme si no habrían exagerado un poco con la dureza de este recorrido. “Igual con una bici de montaña y yendo despacito, no es tan difícil como dicen…”

Pero a medida que uno asciende, la cosa se va poniendo fea. Y cada vez más fea.  Y justo cuando piensas que no puede haber ya cuestas más duras, aparece otra, más dura aún. Y así varias veces.

IMG_20150930_152708.jpgIMG_20150930_145517.jpg

IMG_20150930_145550.jpg

L’Angliru no es solo un rompepiernas. Es un rompecorazones. Un rompeánimos. La montaña juega cruelmente con tu voluntad.

Pasas además por todas las estaciones del año a medida que asciendes. Un caluroso verano, un húmedo otoño, un horrorosamente frío invierno y por fin una alegre, fresca y soleada primavera en los últimos metros.

Supongo que habría sido buena idea fijarse en las mates del asunto antes de empezarIMG_20150930_151231.jpg.

Son solo 12,5 km, cierto. Pero en esos 12,5 kms… ¡la altitud se incrementa en más de 1 km! ¡Más de 1/8 de la altura total del Everest!

Es monstruoso.

El cartel que hay en la cima, indica las cifras exactas del ascenso y te hace sentir además una fuerte sensación de triunfo, de haber logrado algo.

Ahora imaginad cómo tiene que ser este ascenso para un ciclista profesional.  Ellos no suben a su ritmo, sin prisas. Suben tan rápido como pueden, en competición con otros, con sus cerebros echando humo haciendo cálculos de estrategias, de fortalezas y debilidades propias y de los rivales, con sirenas y motos y coches y cámaras y gente gritando.  Y con cientos de kms ya en las piernas. Tiene que ser un infierno

Pero para el ciclista casual, completar la prueba es… pues eso, una maravillosa sensación indescriptible de triunfo. ¡Lo hice!

¿Qué se ve al llegar arriba?  Pues curiosamente no mucho. La carretera termina en una especie de cráter. De hecho los últimos pocos metros son un descenso que te mete entre picos, con lo que no ves nada, más que las cimas de esos picos.

IMG_20150930_151321.jpg

IMG_20150930_151413.jpg

IMG_20150930_151407.jpg

IMG_20150930_151359.jpg

En cierto modo tienes la sensación de estar en otro planeta. O de haberte aproximado al espacio exterior (lo cual es estrictamente cierto). Y nada, salvo el frío, te quita la sonrisa de la cara.

Solo pude quedarme unos minutos admirando los sonidos, las aves, el ganado semisalvaje, los riscos pelados… Hace demasiado frío y con la sudada, uno se congela. Un rápido cambio de camiseta y a por el descenso, que es tan terriblemente empinado y retorcido, que resulta otro sufrimiento. De veras creí que me iba a cargar los frenos de la bici. O que mis manos no aguantarían ni un minuto más apretando tan fuertemente las manetas.

Esto fue hace dos años.  ¡Tengo que volver!

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El que resiste, gana, Expulsado del mundo, La Física es un placer, Las máquinas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Subir a L’Angliru

  1. Elena Sanz-Orrio dijo:

    Hola Jaime.
    No se ve bien y no entiendo lo que es.
    Ya me dirás.
    Un abrazo.
    Elena

    Me gusta

  2. Aeneas dijo:

    Joder, pues la etapa parece dura. Para que luego digan que los fumadores estamos hechos mierda XD.

    Yo hago aproximadamente 15 km. de bicicleta al día (siempre que no haga viento), unos 40-50 min aprox. pero aun así, no me creo que fuese capaz de hacer esa subida. Yo pedaleo en llano, una pendiente media de 10% ya me parece una burrada.

    Por cierto, precioso paisaje. Me encanta. En la segunda foto ¿se ve el mar al fondo o es mi imaginación?

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Kaw-djer dijo:

      Practicamente todos los grandes deportistas fumaban y fuman :D. El tabaco nada resta y de hecho aporta, si se va a hacer deporte a gran altitud.

      (A ver, lo explico 😀 Los q fuman tienen mas CO en sangre. El CO, monoxido de carbono, se pega a los globulos rojos y les impide transportar oxigeno libre. En respuesta, el cuerpo de la persona q fuma, crea mas globulos rojos, para compensar y poder transportar el mismo O2 q quien no fuma. Peeeero…. bastan 24-48 horas para q el efecto del CO desaparezca. Si la actividad fisica va a realizarse a gran altitud, la persona q fuma va “dopada” en el sentido de q tiene mas globulos rojos y por tanto podra respirar mejor, tendra “turbo”. Peeero, para q el turbo tenga efecto, la persona debe abstenerse de fumar durante unas 24-48 horas antes. Esto ha sido demostrado, incluso en accidentes de despresurizacion en aviones, donde la gente se desvanecio o murio, pero los q fumaban habitualmente, resistieron).

      De vuelta al angliru.

      Esto es de hace dos años y mi forma ha empeorado muchisimo desde entonces 😀 Hoy en día no podria subirlo, ni de coña. Pero he decidido recordar la “gesta” para intentar animarme 😀 Creo q entrenando, puedo volver a hacerlo.

      La subida es mortal. Monstruosa. Y creo q me quede corto en la descripcion. De veras la montaña juega contigo (al menos si es la primera vez q subes y no te has memorizado el recorrido). Te engaña. Te da esperanzas de q todo acabará pronto. Y te las quita. TODAS LAS VECES. El ultimo tramo es como la puntilla. Una pared. “¿Pero todavia hay mas?” Las ganas de rendirte aparecen, te tientan continuamente.

      Buena pregunta. Sí, se ve el mar. La foto está tomada un buen monton de metros antes de la cima (como digo, desde la cima no se ve nada). Para ofrecer perspectiva, en la primera foto (con zoom) mostraba en el centro la Central Térmica de Soto de Ribera (de especial importancia para mi). Los ultimos restos visibles de civilizacion arquitectonica. En las siguientes fotos, las nubes van quedando abajo (y la etapa de cruzar las nubes es destructora). Finalmente el paisaje parece el q se ve desde un avion.

      Y al final del todo, la decepcionante llegada. NO hay nada q ver. Salvo mucha fauna (alucinante, sobre todo buitres y rapaces). Pero el triunfo no te lo quita nadie.

      Le gusta a 1 persona

    • Kaw-djer dijo:

      Oh y aunq no te lo creas (no me lo creia ni Milagros, q sabe de estas cosas), a 15 kms de mi ciudad hay una ruta AUN PEOR Q EL ANGLIRU. Desniveles del 36%. Una locura. Pero es solo 1.5 kms o asi. Quizas un dia os ponga la ruta. Bueno, yaq estamos te la busco.

      http://sendabtt.blogspot.com/2012/07/deva-camin-de-los-pozos-darena-area.html

      Le gusta a 1 persona

  3. Kaw-djer dijo:

    Podría añadir, asi como pensamiento posterior que… ¿pero dónde creéis que se refugió Pelayo para plantar la batalla decisiva? 🙂 Claro, no podia ser un monte. Tenia q ser una barbaridad de sitio inaccesible. Por supuesto L’angliru no está en Covadonga, en los Picos de Europa. Esos sitios son aún peores, pero tienen mejor carretera. Hace 1300 años llegar alli era como subir los HImalayas. Y precisamente por eso, Pelayo se refugio alli. Jugaba en casa. Ahora, venid a por nosotros, moros. Molon labe.

    Tan espectaculares y dificiles son esas montañas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s