La visita, el falso zurdo, el zurdo de verdad, el noqueo y la victoria

Como hemos comentado otras veces, solo el 10% de los seres humanos son zurdos. Creo además, solo el 10% de los que fuman, son combatientes natos. (matiz: porque se oponen a la ley).

Pero olvidemos a los que fuman. Solo el 10% de los seres humanos se atreve a desafiar los dogmas, lo establecido, lo que dicen los “expertos”, lo que dicen los que mandan o lo que dicen los “rebeldes” oficiales fabricados a troquel. Eso me parece a mi, tras estos años de lucha.

El 90% de los “rebeldes” con coleta, son una parte del sistema. El 90% de los “iconoclastas” son solo iconoplastas, al servicio de los de siempre. Se les paga para parecer “rebeldes” y para canalizar la justa ira de los que están abajo, hacia la nada.

La rebeldía real, la de abajo, viene del individuo. Del que no acepta ser rebaño. Del que sabe que “hace mucho frío ahí fuera”. Fuera del rebaño. Y aún así acepta el desafío.

Image result for this is socialism this freedom chicken eagle

En la visita de hoy, una amiga me habló, creo que sin darse cuenta, de su deseo de libertad. La libertad para presumir de ser mamá. La libertad para sentir orgullo por ser madre. “No hay nada más grande que cuando tu hijo te dice te quiero, mamá”.

Solo me faltó aplaudir con las orejas. A pesar de la propaganda contra la maternidad, contra los padres, contra los niños mismos que nos venden cada día, ante mí estaba una bella amiga, joven, orgullosa de ser madre ( y trabajadora además ).

Y mi amiga, es zurda, como yo. Ella y yo, somos zurdos.

A ella, que es más joven, no la castigaron ni la golpearon en la escuela por serlo.  A mí me tocó otra época, de la que no reniego. Pero yo sigo siendo zurdo. La regla de madera de la profe no cambió mi zurdería por mucho que la profe lo intentó. Soy zurdo y lo voy a ser siempre. No se trata de crear victimismos al contar esto. Se trata de voluntad. Tras cada 50 reglazos sobre las yemas de los dedos de mi mano zurda, siempre volví al pupitre y le dije a mi amigo niño zurdo: “a mí tampoco me dolió nada”.

A mucho orgullo, soy zurdo. Terrrco zurdo. Y fumo. Y  hoy en día, por mis ideas, soy “extrema derecha”. Creo que mi amiga también debe serlo, porque afirma que “parir no es el drama que nos venden en la tele”.  Hasta se atreve a afirmar que lo más grande que ha hecho, es ser madre.

Luego ella, mi amiga zurda, me habló de la nueva entrega de Rocky. Ya sabéis, el italiano boxeador católico creyente,  capaz de recibir las más inmensas palizas y seguir de pie y luego vencer.

“¿Esto es todo lo que tienes?  Sigo de pie. Yo sigo de pie. Ven a por mi”.

Creed, se llama la nueva peli. Una peli de valores masculinos, de testosterona, músculo y cerebro. Sylvester Stallone siempre sabe contarnos esa historia.

Mi amiga alabó la masculinidad. Me dijo que un hombre masculino es lo más sexy que hay.  Y me gustó eso, pues lo mas sexy que hay para un hombre, zurdo o diestro, es una mujer femenina. Como mi amiga.

Somos hombres. Y vosotras, sois mujeres. Diferentes y complementarios, hombre y mujer.  Un equipo imbatible.

Y los hombres y mujeres de verdad, son muchos más que un 10%. Son la mayoría. Los defiendo a todos, porque todos estamos bajo ataque.

Hemos sido construidos por la Naturaleza, por Dios, por lo que prefiráis, pero hemos sido diseñados para el combate, para no rendirnos. No se conquista un planeta siendo una flor de pitiminí. Ningún ser vivo es débil. No por mucho tiempo.

A veces escucho que los seres humanos somos como las cucarachas o las ratas.

Gran piropo, pues esos animales son tremendamente exitosos.

Suelo contestar que: no, nosotros somos aún más duros. Y tenemos alma.

Estoy ahora mismo viendo Creed, el heredero de Apollo, muerto en combate. Rocky tiene mucho que enseñarle. Tiene mucho que enseñarnos a todos.

Gracias, amiga femenina, preciosa mujer y bellísima madre. No somos nada sin vosotras. En 100 años, aquí no quedaría nadie si no fuese por vosotras.

Somos hombres, somos mujeres. Y algunos, somos zurdos. Vamos a ganar.



Para más lectura: Ser zurdo.


Corrección (gracias Mirentxu): Solo el 10% de los que un día yo conocí en el bar que ya no visito porque no se puede fumar, son combatientes. La debilidad y falta de carácter del resto, no es representativa de la inmensa mayoría. Y como bien dice Mirentxu, el soldado, el soldado real que va a la guerra real a pelear por lo justo, es en su mayoría una persona que fuma.  Añado a eso, que en su inmensa mayoría, el soldado es una persona religiosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco, El que resiste, gana, Ser zurdo. Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a La visita, el falso zurdo, el zurdo de verdad, el noqueo y la victoria

  1. Mirentxu dijo:

    Si, lo que dice tu amiga es completamente cierto. Para una mujer, ser madre es la mayor realización con la que puede soñar, a la que puede aspirar. En eso soy feminista. Ningún hombre puede ser “madre”. Puede ser padre, pero no es lo mismo. Lo siento, hombres, no es lo mismo.
    La conexión de una madre con sus hijos es mayor, es total, es incondicional. Un padre puede dejar de amar, o amar menos a un hijo por ciertos motivos. Una madre nunca. El hijo y la vida del hijo es parte de ella. Una madre tiene muchas vidas. Tantas como hijos. Muchas realizaciones. Tantas como hijos. También muchas frustraciones. Tantas como hijos. Pero tiene una vida llena. Llena de verdad.
    Te lo dice una madre de cuatro hijos.
    Pero hay una cosa con la que no estoy de acuerdo con el artículo que comentas: “Solo el 10% de los fumadores son combatientes natos”. ¿De donde saca esa estupidez? No se sostiene ni con andamios. Mirad la historia contemporánea, cuando TODOS los soldados fumaban. Y todos los revolucionarios. Y todos los que se levantaban contra la injusticia arriesgando y muchas veces, perdiendo, la vida por ello. Bueno, pues a lo mejor no eran todos fumadores, aunque en las fotos de las guerras parece que casi si.
    Pero había muchos mas que entre esta recua moderna de gritones cobardes que solo se atreven a dar la cara cuando saben que están totalmente protegidos por el “Sistema”.
    En ese punto no. No estoy de acuerdo.
    No tengo ni idea de lo que pasa entre los zurdos. Ya nos contarás tu. Lecroix.

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Me corriges bien, Miren. De donde saco tal cifra? De lo poco que conozco fuera de aqui. Apenas un 10% de los q fuman sintieron ira por la ley. Al menos de los q yo conoci, cuando aun iba al bar.

      El resto? Es lo q tu dices. TODOS los soldados fuman. Y fuman los intelectuales y los cientificos. El primer hombre en la luna fumaba. Y el segundo. Y los siguientes, hasta 12.
      SI me he expresado mal, haces bien en corregirme. Creo q quizas yo conoci más rebaño que otra cosa, en el bar.

      La suerte q he tenido es conoceros a vosotros, en esta lucha. Aqui hay 100% luchadores.

      Han pasado unos cuantos años. Solo los luchadores siguen luchando.

      Me gusta

      • Lecroix dijo:

        Y de hecho, en segunda lectura, veo lo q quieres decir. Corrijo.

        Me gusta

      • Deckard dijo:

        A ver, yo creo que Mirentxu creía que esa parte del 10% no es tuya, que la ha escrito otro,(dice:”el artículo que comentas” y “de dónde saca”, en 3ª persona) y por eso dice que “es una estupidez”, muchas veces ante una misma frase, si la dice un amigo, no decimos que es una estupidez, aunque no estemos de acuerdo totalmente, pero si lo dice alguien que no nos cae bien o no lo conocemos, sí nos permitimos decir “es una estupidez”. No te lo tomes a mal, Lecroix, estoy seguro de que ha sido un malentendido.
        En cuanto a lo de ese 10% en sí, yo sí estoy (casi) completamente de acuerdo (quizás hasta es mucho el 10%), no sólo la mayoría de los fumadores de tu bar no lucharon, los del resto de España y del mundo tampoco, ya lo estamos viendo el porcentaje de gente que lucha en los blogs, fb, es lo mismo que los genios, inventores, etc que hacen que avance el mundo, ¿cuántos son? un 0,01% y el resto va/vamos detrás. Lo de los soldados no tiene nada que ver, creo que la mayoría de los soldados no luchan porque estén convencidos o por honor, luchan porque los obligan, así que fumen o no fumen son rebaño en cuanto a soldados, y como individuos, podrán serlo o no. La heroicidad está muy bien cuando uno decide ser héroe, pero no cuando lo decide otro por ti. Yo hice la mili y me di cuenta de que la 1ª cosa que te enseñan es a obedecer sin pensar, por si es necesario que alguna vez seas “carne de cañón”, y ese concepto, Lecroix, me parece siniestro, terrorífico, nada heroico. Sí, Lecroix, estoy de acuerdo en que es necesario defender lo tuyo con las armas, si no queda otra, pero esta clase de cosas me perturba, la verdad.

        Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Entre los zurdos…bueno, los hay de todo tipo, como los diestros. A mi me gustan los zurdos porque somos pocos. Alguien tiene q defenderlos y a mi me gusta defender al q está abajo, al q “va perdiendo”.
      Dicho esto, decirte tambien que no tiendo a decir “estupideces”. Puedo equivocarme. Y si se me demuestra mi equivocacion, no me duele nada corregir. Al mismo tiempo, cuando creo q tengo razon y la razon me asiste, soy muy firme.

      En cualquiera de los dos casos, Miren, solo yo diré cuando he sido estupido.

      Me gusta

  2. Mirentxu dijo:

    No he dicho que tu digas estupideces..Mira bien. No digo “de donde SACAS esa estupidez” si no “de donde SACA esa estupidez”, el que ha escrito esa estadística, que se deduce que no eres tu.
    Tu no dices nunca estupideces, al menos en este blog.

    Le gusta a 1 persona

    • Deckard dijo:

      Acabo de leer tu comentario, Mirentxu, y parece ser que es lo que yo pensaba, lo que he escrito arriba lo escribí antes de leer este tuyo.

      Me gusta

  3. Deckard dijo:

    Hay otras cosas que habéis escrito que me han hecho reflexionar, por ejemplo: ¿soy yo zurdo o no lo soy?, ya comenté en una entrada anterior que yo “nací” zurdo, usaba la mano izquierda para escribir y comer, fue mi madre, y no los maestros, la que me obligó a cambiar de mano, y recuerdo vagamente que me decía que era por mi bien, no creo que lo hiciera porque pensara que los zurdos están mal vistos, sino que creía que lo tendría peor en la vida por cuestiones de manejo de herramientas, accidentes, etc. no la culpo, simplemente era el pensamiento dominante entonces, y yo “me dejé” porque era mi madre y la respetaba, me costó cambiar, pero respetaba la autoridad de mi madre, seguramente que si hubiera sido cosa de los maestros hubiera hecho lo que tú, porque yo también cuestionaba lo que me decían los demás, excepto mis padres. Dicho esto, aunque funcionalmente soy diestro, mi cerebro sigue “siendo” tan zurdo como cuando nací, no sé si me explico, es como si a un homosexual lo obligan a acostarse con mujeres, creo que él seguirá siendo tan homosexual como cuando nació, le seguirán gustando los hombres, luego, una cosa es lo que eres y otra lo que haces.
    En cuanto al amor de madre y el amor de padre estoy de acuerdo con Mirentxu en general, es decir, yo también pienso que estadísticamente hay una mayor conexión entre madre e hijos, pero no creo que sea algo biológico, creo que tradicionalmente la mujer demostraba más cariño por los hijos y el padre hacía el papel de duro, no estaba tan bien visto que demostrara su cariño por los hijos, yo creo que no he cometido ese error con mi hijo, tanto es así que me corresponde con el mismo amor que yo le doy a él, sino más.

    Le gusta a 1 persona

  4. Mirentxu dijo:

    Hay ciertas ventajas en que a un zurdo se le “eduque” a que se vuelva diestro. Mi marido (por lo visto) era zurdo (algo zurdo) y uno de mis hijos igual. A mi marido le forzaron con paciencia cuando era niño a volverse diestro y lo mismo hicieron con mi hijo (yo no, yo estaba pasiva en eso). Y luego resulto que son ambidestros.Una gran ventaja.
    En cuanto a lo de Lecroix, pues eso, lo hemos interpretado igual y tu lo explicas muy bien.

    Le gusta a 1 persona

  5. Lecroix dijo:

    A ver, voy a contestar aqui q si no luego nos liamos con q cosa se dijo primero q otra.
    Si Mirentxu, me fijé en q faltaba la “s” (“de donde sacA”). Pero me pareció importante puntualizar. Y tb pense q igual te la habias comido sin querer. En ambos casos, pense q mejor puntualizar. No me lo tomo a mal y de hecho te agradecí tu correccion y la incluí en el articulo.

    Con respecto a los otros temas q surgen, creo q Deckard y tu los habeis comentado muy bien, no necesito añadir nada.

    Bueno, quizas una cosa. Nunca me pare a pensar q quisieran corregir mi zurdera “por mi bien”. Es cierto q hay ventajas en ser diestro. Las q comentais. Ser zurdo es un problema muchas veces.
    Pero me gusta.
    Han pasado muchos años y me gusta, aunq de problemas. Me siento especial por ser zurdo (vaya tonteria, ya lo se).

    Pero mas especial q ser zurdo, es ser rebelde. Estoy en buena compañia de rebeldes, tanto Mirentxu como Deckard. Y como todos los q se pasan por aqui.

    Me gusta

  6. Otro pequeño testimonio al hilo de este artículo tan sabiamente comentado. Cuando era niño, al verme escribir con la mano izquierda, me gritaban: “¡Con la izquierda no, con la derecha”. Siempre he pensado que esa es una de las razones de que mi letra sea un desastre, y también de que las consignas me pongan enfermo.

    También pienso que la relación madre – hijo es biológica. Así lo ha decretado la naturaleza. Pero la relación padre – hijo es tan importante que, si cojea demasiado o falla, la sociedad empieza a escorarse.

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      La verdad es q no he investigado las consecuencias q puede tener q a uno le corrijan para hacerle diestro, Antonio. Imagino q dependera de cada caso, pero tb imagino q no deben ser terribles. Aun asi, pues eso, sigue gustandome ser zurdo. Tb yo recuerdo lo q me decian a mi: “los niños educados no escriben con la izquierda”.

      Por otra parte, retomas lo q decia Deckard sobre ser padre y eso me viene bien, porque hay q comentarlo. Opino lo mismo q tu y q Deckard. La relacion madre-hijo es fortisima y biologica sin duda. Es necesaria para q todo salga bien y la especie sobreviva. Pero en efecto, la relacion padre-hijo es fundamental tb, en otro plano, pero fundamental. Como muy bien dices, sin la figura paterna la sociedad empieza a escorarse. Se desmorona, creo yo. Nunca debemos dejar de alabar a la figura de la madre. Pero tp nunca debemos olvidar la importancia fundamental de un padre.

      Le gusta a 1 persona

      • Mi mala letra no se debe a ese hecho solamente. La realidad es más compleja. Pero estoy seguro de que esa imposición contribuyó. Podría contar alguna anécdota al respecto. Quizá en otra ocasión. Sólo comentaré que mi madre, aunque oficialmente diestra, utiliza la mano izquierda para algunas actividades, como por ejemplo cortar.
        Ahora soy diestro o quizá un zurdo redirigido. También te dije en otro momento que no era fumador, lo cual es inexacto: soy ex fumador. Es mejor precisar y matizar.

        Le gusta a 1 persona

        • Lecroix dijo:

          Estaría interesado en conocer esas anécdotas, Antonio. Como te comenté, nunca he investigado las posibles consecuencias de corregir a un zurdo. Parece un tema muy interesante. Y en efecto, el ser zurdo parece ser q lleva un componente hereditario claro.

          Tus precisiones, matices y anecdotas, siempre son bienvenidos

          Le gusta a 1 persona

        • Deckard dijo:

          No había pensado en ello, pero quizás a mí también me ocurrió algo parecido: mi letra siempre fue muy mala:(, también me digo que mi cerebro sigue siendo zurdo, porque cuando he realizado una actividad nueva, como tiro con arco (exceptuando los fabricados por mí de niño), he utilizado la mano izquierda sin darme cuenta.

          Le gusta a 1 persona

  7. Leyendo tu artículo se me vinieron la memoria espontáneamente dos anécdotas relacionadas con el hecho de utilizar la mano derecha cuando yo tendía a utilizar la contraria.

    Para poder escribir bien, tenía que hacerlo lentamente, pero cuando tocaba dictado (estoy hablando de mis primeros años de escuela, de antes de preparar el examen de ingreso tras el cual pasé no al instituto sino a estudiar por libre con los mismos sujetos de que voy a hablar), me las veía y me las deseaba. Una característica general de los maestros de entonces era que todos, en mayor o menor grado, practicaban el sadismo. Este en concreto era un espécimen particularmente peligroso. Dictaba rápido de forma que yo me quedaba atrás, cada vez más atrás. Al final entregaba los dictados incompletos e ilegibles, lo cual me valía una bronca o una paliza, o las dos cosas. Sobre este asunto escribí un relato que he perdido, pero que no descarto retomar para tratar el tema de las iniciaciones, las cuales no se escogen sino que nos escogen.

    La otra anécdota tiene que ver con otro maestro que utilizaba a los alumnos para copiar los temas de la oposición a la que iba a presentarse una hija suya. Escogía a aquellos niños que tuvieran buena letra. A nosotros, en nuestra ingenuidad, esa manipulación nos parecía un privilegio. Ni que decir tiene que yo no era nunca uno de los agraciados con esa tarea. Como mucho me sentaba al lado de otro compañero con buena letra al que le dictaba para que él copiara más aprisa.

    Seguramente como zurdo frustrado (aunque, como apunté en un anterior comentario, la cuestión de mi mala letra la inserto en un contexto más amplio), no lograba seguir el ritmo de los dictados, lo cual me acarreaba nefastas consecuencias, y, además, cuando llegaba la ocasión, me daban de lado.

    Ya adulto me planteé hacer un curso de caligrafía y me acerqué a la grafología y la grafoterapia. Y empecé pero lo dejé pronto. Las tiradas de dados, pienso, se hacen en la infancia. Mis centros de interés eran y siguen siendo otros. Después de haber sobrevivido a esas experiencias, de haber logrado los objetivos que me marqué, me siento agradecido a mi letra, la acepto, aun teniendo en cuenta que cuando hago un comentario a mano, que es como escribo poesía, cada vez menos, porque la mano está directamente conectada con el corazón, puede ocurrir que no entienda palabras o incluso frases escritas por mí, sobre todo si dejo transcurrir algún tiempo entre su redacción y su paso a una copia mecanografiada. Buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Voy a necesitar un poco de tiempo para responder adecuadamente a tu maravilloso (y poético) comentario. Lo hare mejor este finde. Ahora mismo solo comentarte q necesitamos este tipo de anecdotas, llenas de reflexion honesta y bien escrita.

      Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      “Las tiradas de dados se hacen en la infancia” Ciertísimo. Y dejan su huella. Aqui estamos dos adultos, debatiendo sobre los metodos y las consecuencias de cómo nos enseñaron a escribir. Con tu comentario me doy cuenta de q le doy mas importancia a los castigos fisicos por ser zurdo q recibi de la q yo pensaba. Pienso en ello. He pensado en ello todos estos años. Debe ser mas importante para mi de lo q yo pensaba…

      E imagino q te ocurre algo parecido. Había sadismo por parte de los profesores? O era simplemente un ” la letra con sangre entra”? Se portaron mal o hicieron su trabajo como se entendia en aquella epoca? Somos mejores o peores por haber sido educados asi?

      Si repaso bien mi recuerdo, no veo odio hacia la profesora. Ni siquiera rencor. Veo orgullo. Yo venci. sigo siendo zurdo. Y puedo esciribir con ambas manos. E incluso puedo hacer escritura espejo con la izquierda.
      Pero tb puedo imaginar el orgullo de la profesora: “Ves? Yo te hice mejor.”

      Tu te marcaste objetivos. Y los lograste. Vino tu teson del maltrato recibido? Era ese el objetivo de los profesores? Despertar tu orgullo y tu voluntad?

      Los metodos usados con nosotros son hoy en dia tan alienigenas, q explorarlos se me asemeja a explorar un yacimiento arqueologico. Capa a capa. Es este objeto un instrumento ritual? Era un arma? Un talisman? Una simple herramienta?

      Le gusta a 1 persona

      • Las malas experiencias son las mejores maestras. La vida muelle reblandece. Viví aquella escuela y como profesor he vivido todos los cambios educativos que han supuesto un giro de ciento ochenta grados. Ni aquello ni esto.
        Planteas muchas cuestiones que no se resuelven de un plumazo.
        Cada uno de nosotros, en su fuero interno, sabe lo que le ha construido y lo que le ha destruido.
        Desde luego, mi incipiente zurdería frustrada y mi mala letra desembocaron en la escritura. Ahí estaban el problema y la solución.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s