Sobre conspiracionismos

Se ha hablado aquí con frecuencia de El PlanO de si realmente hay un plan para la Humanidad, dirigido desde las sombras por poderosos Señores OscurosTambién nos hemos preguntado por qué El Plan, de existir, tiene fijación con ciertos temas hoy en día y fomenta movimientos radicales que atacan al concepto de nación, al cristianismo, al hombre y la mujer tradicionales, a los que fuman tabaco, al idioma español y etcetcblablabla.

Hay quien piensa que todo lo que ocurre es meramente espontáneo. Son modas, creencias, supersticiones, todas cambiantes y absurdas y todas típicas en todas las épocas.

Para dirimir qué resulta creíble y qué no, tiendo a fijarme en dos cosas sobre las que tenemos datos abundantes y bastante fiables:

  1. Las relaciones extremas entre organismos (inteligentes o no) en la Naturaleza.
  2. Las relaciones extremas entre los organismos más inteligentes (nosotros).

¿Qué son “relaciones extremas“?

  • En la Naturaleza, las que ponen a prueba la supervivencia de un status quo de grandes dimensiones.
  • En la Sociedad, lo mismo. Comúnmente llamamos a ese tipo de relaciones, Guerras.

 

Y con esto, ya tengo las herramientas para decidir qué podría ser verdad y qué no.

 

Póngamos ejemplos, que es con lo que mejor se entienden las cosas:

 

Casus belli. Hundimiento del petrolero m/v “Prestige”


 

“El petrolero Prestige fue un buque monocasco liberiano, operado bajo bandera de las Bahamas, que el 19 de noviembre de 2002 se hundió frente a las costas españolas de Galicia, ocasionando un vertido de crudo que provocó uno de los mayores desastres ecológicos de la historia de España y el movimiento popular Nunca Máis de carácter popular y constituido para organizar la ola de solidaridad con los objetivos de limpiar la costa afectada y reclamar responsabilidades medioambientales, judiciales y políticas.”


Ahá. Pero me basta comparar lo que se me dice del Prestige,  con una “relación extrema” bien conocida y bien documentada: la II Guerra Mundial.

En la II Guerra Mundial, los petroleros eran objetivo primario. Sin combustible, el enemigo no puede hacer la guerra. Por lo tanto, todas las partes del conflicto estaban interesadas en hundir petroleros.

Y no hundieron uno. Ni 50. Ni 200. Ni 1.000.  Centenares de miles de petroleros, de todos los tamaños, fueron hundidos en la IIGM, en todas las costas y en todas las altas mares.

Y no pasó nada especialmente grave o duradero.

La bacterias, devoraron con el tiempo los millones de toneladas de petróleo, que es bien orgánico y bien suculento para algunas de ellas. Se pusieron las botas y crecieron descomunalmente, alimentando a su vez a otros organismos etcetc.  Y la gente siguió comiendo marisco, por supuesto.

Y así es como sé que quienes hablaban de “catástrofe ecológica sin precedentes” respecto al Prestige, estaban exagerando, cuando no mintiendo descaradamente. La IIGM me deja claro que mentían.

Por supuesto un exceso de petróleo causa problemas en una costa durante un tiempo. Pero el susto es más psicológico que otra cosa. Es como La Bolsa: si se hace que la gente no confíe en un producto, la gente no lo compra. Y así, sí que tienes una catástrofe (temporal): el valor del producto en el mercado, cae estrepitosamente. Nadie lo quiere.

Hasta que pasa el susto.

O más bién, hasta que el susto ya ha rendido el capital político que se pretendía conseguir (mostrar a un gobierno como incompetente).

¿Se acuerda ahora alguien del petróleo cuando acude a consumir los maravillosos mariscos gallegos hoy en día?

No, claro que no.

Y aquí retornamos a los conspiracionismos.

Fue una conspiración mostrar al Prestige como la catástrofe que realmente no fue. Y en esto de las conspiraciones, fue más bien pequeñita. Las hay mucho más grandes.

Y las conspiraciones, vienen desde todos los lados políticos. Son como los seres vivos en la Naturaleza. Están en continua competición y en continua evolución. NO hay una sola conspiración. Hay muchas. Cada una intentando dirigir las cosas hacia donde quiere.

Pero al igual que en la Naturaleza es habitual que unos seres vivos tengan más éxito que otros, o que el éxito de un ser vivo sea la ruina de otro, lo mismo ocurre con las conspiraciones.

En ocasiones, una conspiración, tiene mucho éxito. Y empieza a arrasar con todo. Yo me refiero a esa conspiración exitosa como NOM, Nuevo Orden Mundial. Otros la llaman marxismo cultural, qué más nos da el nombre.

El caso es que está venciendo a las otras conspiraciones. Y en el proceso, está consiguiendo lo que quiere, que es destruir el mundo que conocimos y crear uno nuevo, a su medida. Y sin tabaco, ya sabéis :D.

Si se quiere hacer una comparación con la Naturaleza, continuando con la costa gallega, el NOM es una Marea Roja. Es un alga, que con su tremendo éxito reproductivo, asfixia a todos los demás organismos presentes en el agua.

Hay una diferencia fundamental, por supuesto. Un alga, no tiene mente. Hace lo que puede cuando puede. Y el daño que pueda llegar a causar, es involuntario.

El NOM, no es un acto involuntario de supervivencia. Es un plan. Y sus autores tienen claras (y calculadas) las víctimas y los vencedores.

Yo estoy en contra de ese plan. Y deseo favorecer a los que favorecen conspiraciones contrarias a ese plan.

Y así proseguirá la guerra, relación decisiva de las sociedades humanas y no humanas.

Y yo seré, pase lo que pase, menos que una microalga roja, aunque pueda pensar y las microalgas no…

Un viaje en solitario.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en "Progresismo", Contra la ley antitabaco, Decadencia de Occidente, El Nuevo Orden Mundial, El que resiste, gana, Expulsado del mundo, II Guerra Mundial, La Física es un placer. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sobre conspiracionismos

  1. Mirentxu dijo:

    ¡Muy buen análisis! Y también muy horrible.
    ¿Y que hacer, si todos nosotros sumados -me refiero a los “relativamente” activistas- no somos mas que una mil millonésima parte de lo que tendríamos que ser para hacer frente a esa “marea roja? Y cada vez mas viejos, lo que no nos quita ni fuerza ni inteligencia, pero si días y los que vienen, como tu bien has dicho, no saben nada de nada excepto lo que les han enseñado.
    ¿QUE HACER, QUERIDO LECROIX?

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Desde aquí, solo puedo decir que debemos contar la Historia. Y enseñar a pensar. Más poder no veo q tengamos aquí. Contar y repetir las cosas, es todo lo q podemos hacer.

      Por supuesto hay otra forma de hacer las cosas: mentir.

      Podríamos mentir y repetir mentiras. Podriamos insistir en q no hay mas verdad q la nuestra. Y q todo otro pensamiento debe ser persguido.

      Asi, es como funciona la “marea roja”.

      Pero yo no…

      Me gusta

  2. Pingback: Un lugar al que pertenecer | Contra la ley "antitabaco"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s