Error de propaganda

Uno de los mayores errores que se comete en este cuaderno es pensar que si se escribe bien algo y se apuntala con enlaces fiables, se ha demostrado algo.

Otro de los mayores errores que comete este cuaderno es considerar que un mensaje razonablemente bien hecho “ahí queda”.

No funciona así.

En “la guerra por tu mente” de la que habla Infowars, la única verdad es que la única verdad es un mensaje, el que sea, que se repite continuamente.

La memoria de las personas es muy corta. Y su deseo de aprender o comprender, sin recompensa monetaria, es aún más corto. Lo se porque yo también fui así y en parte aún lo soy, por mucho que me resista.

En general solo somos capaces de recordar lo que continuamente satura nuestros sentidos. La “verdad”, desgraciadamente no existe. O existe tan solo para los más estudiosos, que continuamente repasan lo que estudian, para no olvidarlo ellos mismos.

No hay esperanza para la “verdad”.  Duramos demasiado poco, todos nosotros. Y tenemos muchas cosas que nos distraen, algunas esenciales. Es esencial comer. O dar de comer a nuestros seres queridos. Y es esencial distraerse de lo esencial a veces. Pan y circo.

Todo está inventado. Desde hace tanto, tanto tiempo…

En los momentos más trágicos de desesperación, cuando aún yo iba a los bares porque aún se podía fumar, yo insistía:

-Todo esta inventado, ¿no lo entendéis? Desde que se creó la escritura hace cinco mil años o lo que sea, ya lo hemos contado todo. ¡No hay nada nuevo! Siempre pasa lo mismo, siempre sentimos lo mismo. No-hay-nada-nuevo. ¡Somos las mismas personas que fuimos! ¡Sentimos lo mismo! ¡Nos ocurre lo mismo!

Pero todo quedaba eclipsado por la última chorrada que salía en la tv, o por el último libro de nosequién. O por un gol de nosequien contra nosequien. O porque pasaba Pepita y todos comentaban “joder qué buena está”. Y bueno, a eso me apuntaba hasta yo, porque buena lo estaba un rato, la chica…

Y luego cogía mi bourbon, para volver a la soledad, sabiendo en todo momento que también antes otros cogieron un equivalente a mi bourbon.

 

Creo que expliqué en el bar alguna vez que los animales no son tontos y saben que los frutos, llenos de azúcar, fermentan de forma natural y puede ser divertido comerlos cuando ya tienen algo de alcohol.

Ná, ni caso.

Pero insistía yo en que los animales si no fuman, es porque nunca dominaron el fuego, esa herramienta tan exclusivamente humana.

Dicen los antitabaco que fumar es una cosa totalmente antinatural, que los animales no fuman. Cierto, suelo responder. Fumar es un asunto humano y no natural. Igual que lo es querer ir a la Luna, conquistar las Américas o jugar al ajedrez. Fumar es cosa de seres extraordinariamente inteligentes. Seres humanos que pueden pensar más allá de lo “natural”.

Pero en el bar, lo más común era…

No somos nada.  Somos como los demás “animalinos de Dios”. Polvo somos y al polvo vamos. O como decía aquel otro, “al pan, pan. Y al vino, todos como locos”.

Algunos de nuestros seguidores comentan que son totalmente abstemios. Nunca beben alcohol. Y son excelentes armas contra los antitabaco estos seguidores. Porque, ante un extremista antitabaco, ¿qué mejor cosa que echarle en cara que bebe, si esa persona te echa en cara que fumas? Casi todos ellos beben. Y el alcohol, es bien conocido por causar problemas, aunque siga siendo legal (esperemos que por mucho tiempo) beber en el bar.

Me encantan los fumadores abstemios. Hacen que el más acérrimo antitabaco se sienta “sucio”, siguiendo su propio sistema de valores.

Pero me distraigo. Estábamos con “el mensaje”.

Desgraciadamente la “verdad” está al alcance de solo aquellos pocos que con muchísimo esfuerzo y mayor honestidad, investigan las cosas. Y son esos precisamente los que te dirán, con honestidad, que es muy difícil demostrar la verdad.

Es por ello que este cuaderno se equivoca. La verdad es un rollo. Y contarla bien solo servirá al final quizás, cuando el mensaje de que nos han engañado, empiece a calar.

Y no calará por lo bien que yo escriba. Ni por poner buenos enlaces. Ni por decir la verdad.

Calará a fuerza de repetir.

Así es como nos están derrotando todos los que destruyen el mundo que conocimos. Repiten y repiten sus mensajes.

No son especialmente inteligentes, pero sí que son muy listos. Saben que repetir un mensaje funciona.

Aquí es dónde tendré que pediros (aún más) ayuda: tenéis que repetir las ideas en las que creéis. No podéis confiar en que como son válidas y obvias, las verdades triunfarán.

Hay que repetirlas.

Como digo muchas veces, este cuaderno terminará mañana. En cuanto a alguien le interese que termine. Tan poquísimo es lo que se hace aquí. Pero no hay “balas” para todos, si todos nos empeñamos en defender las verdades.

Nota: no hay ni un solo video en español que recite la “letanía contra el miedo” en forma correcta, en forma que inspire. Ya veis que incluso en estos tiempos de información infinita e inmediata, hay lagunas que podríamos cubrir. Hay trabajo por hacer.

Nota 2: Curiosa la red, pero tantas veces he escuchado a esta chica que sé que es su voz la que se ha usado en el video anterior. Curioso, ¿verdad?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco, El que resiste, gana. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Error de propaganda

  1. mirentxu dijo:

    Si hasta las verdades de Pero Grullo (como lo de los niños tienen…. y las niñas tienen….) ya no son verdad y decirlo es una incitación al odio, ¿Cómo quieres contar a alguien alguna verdad?.
    La verdad es que somos unos borricos, unos borregos, unos trozos de carne con ojos (ojos que ven mal, además).
    La verdad es que se están riendo de nosotros hasta explotarles los hijares. Que nos tienen de soldaditos de plomo o de muñequitos recortables para vestirnos treinta veces con los papelitos que quieren. pero a la vez explotándonos como a negros de cafetal.
    Y si los animales no fuman, es porque no les hemos dado un cigarro y además,,porque en caso de dárselo, como no tienen la boca hermética, se les sale el humo antes de poderlo aspirar.
    Este comentario es un comentario rabioso, porque es lo único que me sale.
    Perdón: Los monos fuman muy a gusto, si alguien les pone un cigarro en la boca.
    Creo que los murciélagos también (me han contado), siempre que le des el cilindrín preparado.

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Sí, conocia esas excepciones en el mundo animal. Pero no las incluí porque una vez mas se cumple el hecho de que esos animales no saben hacer fuego 🙂 Aunque si les das un pitillo encendido, especialmente a los primates, les gusta.

      Se que somos borricos. Y comprendo tu rabia. Ahora q ya hemos descubierto lo q nos estan haciendo…es logico sentir rabia.

      Pero seguiremos. Seguiremos pq las mentes son programables, para lo bueno y para lo malo. Lo son hasta para llegar a pensar de forma autonoma. Y en este blog buscamos no convencer, sino sugerir caminos que lleven a pensar autonomamente.

      Es el viaje mas dificil.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s