El billón de mentes

Reflexión:

Hay aproximadamente 1.200 millones de personas en el mundo a las que les gusta fumar. Usando la nomenclatura anglosajona, 1 billón, así redondeando. Es imposible no preguntarse por qué el globalismo, el NOM, está tan interesado en que la gente no fume. ¿Por qué? ¿Por qué esa fijación?

No puede ser que el NOM crea que el tabaco es tan malísimo. La ciencia no se sostiene. Y no puede ser que el NOM quiera “cuidar” de nuestra salud.  Aproximadamente otro billón de personas en el mundo no tiene acceso regular a agua potable. Y eso sí que es un problema de salud. Con el dinero de Rockefeller se podría corregir, sin duda, esa situación. Pero no se ha hecho.   Así que la salud, no puede ser lo que interesa al NOM cuando persigue al tabaco.

¿Guerras comerciales? ¿Control de la industria? ¿Avaricia recaudatoria? Sin duda algo de eso hay. El negocio del tabaco es fabuloso, tan fabuloso como el del petróleo. Hay muchos intereses creados.

Pero esa no puede ser toda la historia. La inquina, el radicalismo obsesivo con el que se acosa a quienes fuman no tiene punto de comparación con los clientes de otros productos. Tiene que haber algo más.

Y la explicación verdadera, la que más pesa, está en la mente. El tabaco despierta la mente. No la atonta como el alcohol o las drogas. La despierta. El tabaco permite a la mente trabajar más y mejor. La imagen del intelectual, el escritor, el pintor, el músico o el científico, cigarrillo en los labios, creando, es icónica. Einstein decía que pensaba mejor con su pipa. Umberto Ecco dice que el tabaco le ayuda a trabajar. El ficticio Sherlock Holmes alababa las virtudes de su cachimba.

Los camioneros fuman para no dormirse y seguir teniendo energía. Y lo hacen los soldados, que sin su tabaco tendrían más dificultades para aguantar el sueño y el hambre. El tabaco es un poco como el café, solo que mejor, porque fumar calma, da serenidad, invita a la reflexión. Y no produce resacas, ni violencia. ¡Fumar funciona!

Ahí está la clave, por fin. Un mundo que fuma menos, es un mundo que piensa menos y piensa peor. Y ya hay claros indicios de que desde los años 90, el coeficiente intelectual global en occidente ha disminuído. Y fue precisamente en los 90 cuando la guerra al tabaco comenzó en serio…

Todos nuestros grandes logros se hicieron cuando todo el mundo fumaba. La Sala de Control de Houston cuando fuimos a la Luna estaba llena de genios fumando.

dojjwnload.jpgdownload (1).jpgdownload (2).jpg

Han pasado casi 50 años desde entonces y hemos dejado de fumar y no hemos vuelto a la Luna. ¡50 años!

¿Os imagináis que a Colón, tras regresar de las Américas, los Reyes Católicos le hubiesen dicho: “bueno, vale, un continente nuevo, y qué. Que quemen las naves.”?

A los 50 años del regreso de Colón, España ya había explorado territorios desde Tierra del Fuego hasta Alaska. En 50 años y con naves de madera, sin motores electricidad o radios. ¡En 50 años!  Y por supuesto, el tabaco ya estaba en todas partes, alimentando las mentes y los cuerpos de los marineros, los capitanes, los geógrafos, los cronistas, los artistas…

Y lo que ocurrió en los siguientes siglos, Los Siglos del Tabaco, fue algo prodigioso, nunca visto en la Historia de la Humanidad.

Fue una explosión de creación y descubrimiento que desde el Renacimiento hasta los años 90 del siglo XX produjo las más extraordinarias obras del intelecto humano. Cervantes, Shakespeare, Newton, Galileo, Einstein, Picasso, Da Vinci, Miguel Ángel, Velázquez, Goya, Mozart, Beethoven. Y también Castro o Kennedy o Churchill o el Che. Y mil más.

Y las revoluciones de ese motor prodigioso de intelectualidad y actividad, empezaron a bajar nada más comenzar la guerra contra el tabaco. A partir de los años 90, la mediocridad comenzó a adueñarse de occidente…

Queda claro ahora por qué se persigue al tabaco. Una población que no fuma es una población más dormida. Fijáos en cómo cambian muchas personas inteligentes cuando dejan de fumar: la chispa se va. El toque de genialidad indescriptible que tenían sus mentes, desaparece, pierde el filo. Es perfectamente visible que se vuelven más “normales”.

Y digo “inteligentes” porque se hace necesario terminar esta reflexión con un toque de humor. De donde no hay, no se puede sacar, y aunque ZP y Rajoy fuman (o fumaban), no se puede decir que eso les haya ayudado mucho a pensar mejor…

Rajoy-en-estado-puro

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El billón de mentes

  1. Mirentxu dijo:

    Efectivamente.
    El artículo no tiene desperdicio.
    Lo paso a Facebook.
    ¡Gracias!
    Elena

    Le gusta a 1 persona

  2. Deckard dijo:

    Sí, da qué pensar que precisamente cuando Europa importó la costumbre de fumar de América fue precisamente cuando se produjo la explosión de creatividad artística y científica del Renacimiento y siglos posteriores, hasta los 90, como dices. No es que no hayamos pisado Marte todavía, es que ni siquiera hemos vuelto a la luna, y no son temas superfluos, no, la carrera espacial es lo que nos ha proporcionado la mayoría de los avances científicos (y la carrera armamentística también, como a lo largo de la historia). Eso significa que para avanzar hay que tener una buena motivación, sea para atacar, defenderse o ir donde nadie ha ido, pero parece que actualmente puede más el miedo a fracasar que el incentivo de ir donde no ha ido nadie, (con los beneficios e innovaciones científicas que conlleva) y si se produce algún accidente con muerte en la carrera espacial, como lo del Challenger, entonces ya ni te cuento, retroceso total.

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Tocas un punto muy importante q deberiamos tratar en el blog: el no querer asumir riesgos. Uno de los problemas hoy en dia es q simplemente un accidente o una muerte pueden llevar a paralizar cualquier proyecto o negocio. Esto es una politica muy destructiva. Sin riesgo no hay beneficio.

      Por otra parte, de nuevo aciertas al hacer hincapie sobre lo de Marte, la Luna y los avances cientificos. En efecto, no solo no hemos ido a marte si no q no hemos vuelto a la luna. Algo va mal. Eso no es normal. Hasta nuestros ordenadores personales vienen de la conquista de la luna (su miniaturizacion). O las camaras digitales. Un largo etc.

      Desde los años 90, nos hemos limitado a refinar lo ya descubierto o inventado. No ha habido ninguna revolucion fundamental. Todo lo q usamos ya estaba inventado.

      Me gusta

  3. Mirentxu dijo:

    En cambio las muertes producidas por los ataques islamistas no hacen que se ponga freno a la inmigración de estas gentes. También da que pensar esto.

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Correctisimo tb, Miren. Todas las muertes reales (o imaginarias como las causadas por el “humo de segunda mano”, requieren accion inmediata, leyes, movilizacion social, histerismo colectivo. Menos las reales y tangibles y preocupantes muertes por el terrorismo. Estamos en una guerra, nos estan atacando e invadiendo y todo lo q parece importar es q no le corten la cola a los perritos.

      Hoy publicaremos un video demoledor, q recomiendo evites si quieres pasar un domingo mas feliz…

      Me gusta

  4. Pingback: Jornada | Contra la ley "antitabaco"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s