¿Por qué se rindieron?

depositphotos_114563236-stock-illustration-vector-cartoon-of-successful-business.jpg

Si tenemos en cuenta todo lo expuesto en el artículo anterior, entonces ¿por qué se rindieron las empresas fabricantes? ¿Por qué han aceptado la propaganda contraria a sus productos? La respuesta corta es…porque descubrieron que no afectaba a sus beneficios.

Las empresas sabían que los resultados de los estudios serios estaban de su lado. Y sabían cómo y quién y porqué había falsificado resultados para mostrar a sus productos como gravemente dañinos. Es por ello que su primera reacción fue luchar, con la Ciencia en la mano.

Y perdieron.

Cada vez que abrían la boca para defender la realidad, esas empresas eran acusadas de mentir y manipular, de “capitalismo salvaje”, de “ocultar que su producto mata”. Cualquier científico que los apoyase era “un vendido a sueldo de las tabaqueras”. Y su carrera era destruida.

A pesar de tener la verdad de su lado, las tabaqueras no supieron vencer en la guerra de la propaganda. Su derrota fue muy similar a la del ejército de los EEUU en Vietnam. No se perdió una sola batalla en el terreno de combate (en este caso, la Ciencia), pero se perdió la guerra en la batalla por la opinión pública, en la batalla por las mentes. “Fumar” y “mata”, quedaron unidos en la mente de la mayoría, sin importar que no hubiese prueba alguna de ello.

Finalmente, con el Tobacco Master Settlement Agreement de 1998 la ya vencedora industria antitabaco impuso las condiciones. Al igual que se hiciera con Alemania en la IGM y la IIGM, el perdedor (en este caso las tabaqueras) fue obligado a realizar pagos gigantescos en concepto de indemnización por los “daños” causados. Hasta el momento, las tabaqueras han pagado en EEUU unos 250.000 millones de dólares. Y se podría decir que con todo ese dinero, los políticos no han hecho nada útil.

Pero el acuerdo alcanzado, puso a las tabaqueras a salvo de futuras demandas. Según lo firmado, ya no se les podría volver a exigir pagos. Y así, tras la quizás más espectacular extorsión de la Historia, las tabaqueras se dieron cuenta de que en realidad, el negocio no se veía afectado. Era mejor callar, asentir, aceptar la propaganda antitabaco.

Las tabaqueras se encogieron de hombros, sonrieron y siguieron con el negocio.

 

Nota: Tal ha sido el éxito de esta estrategia de estudios fraudulentos y propaganda por la mente de la opinión pública que el mismo patrón que se usó contra el tabaco, se usa ahora contra las petroleras. Y las petroleras también han perdido y han decidido callar, asentir y aceptar la propaganda contra sus productos. “Petróleo” y “cambio climático” ya están también unidos en las mentes de una mayoría.

Lo que aún no han logrado es un Master Settlement Agreement. La industria “climática” antipetróleo, aún no ha logrado alcanzar su sueño dorado de miles de millones de dólares en concepto de “indemnización por daños a la salud pública”. Pero están en ello desde hace tiempo.

Las próximas víctimas programadas son el azúcar y la carne.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Por qué se rindieron?

  1. Mirentxu dijo:

    Lo paso Facebook.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s