Frank Davis – Minorías visibles e invisibles

Visible and Invisible Minorities
Publicado el 9 de enero de 2017 por Frank Davis
Ayer argumentaba yo que Hillary Clinton había dirigido una campaña que había intentado construir una coalición arco iris de minorías oprimidas – negros, gays, mujeres, etc. – para apoyar su candidatura a la presidencia de Estados Unidos. Pero yo sostenía que se trataba de una colección de viejas minorías oprimidas, que habían estado presentes por mucho tiempo, y que en realidad habían visto muchas mejoras y que no eran tan oprimidas como solían ser, y que se habían vuelto bastante poderosas -e incluso opresoras. Sugerí que a medida que las viejas minorías oprimidas veían sus vidas mejorar y se elevaban hacia la cima del montón social, nuevas minorías oprimidas comenzaron a aparecer en el fondo del montón. Las nuevas minorías oprimidas – los “deplorables” – incluían fumadores, bebedores, gente gorda, cristianos, y (en Inglaterra) cazadores de zorros. A esto se sumarían las clases trabajadoras, y (gracias, Walt) “Viejos blancos”. Y lo que hizo Donald Trump fue crear una nueva coalición arco iris de estas nuevas minorías vilipendiadas, ignoradas y oprimidas.

Esta mañana me di cuenta de que las viejas minorías oprimidas eran muy visibles -o por lo menos fácilmente identificables-. Los negros son visiblemente diferentes de los blancos. Y las mujeres son visiblemente diferentes de los hombres. Y, sin duda, los homosexuales son visiblemente diferentes de los derechos(*) – si están siendo visiblemente transgénero usando lápiz labial y tacones altos.

Los acentos con los que la gente habla son tan reconocibles como el color o el sexo. Incluso en un país pequeño como Gran Bretaña, hay una gran variedad de acentos. Puedo reconocer fácilmente un irlandés del norte o meridional o escocés o galés o Liverpudlian (Beatles). Pero más o menos cada ciudad en Inglaterra tiene su propio acento característico. Probablemente sea posible identificar de qué ciudad procede alguien y, por lo tanto, a qué minoría oprimida pertenecen. Dado que los irlandeses y los escoceses y los galeses son minorías oprimidas de alguna manera. Como  lo son los Liverpudlians. Después de todo, no son muchos. Este viejo anuncio de Heineken (que probablemente he mostrado antes) jugó un poco con algunos acentos ingleses:

Todos tenemos estas características de identificación: color, sexo, edad, acento. Yo soy viejo blanco fumador, bebedor, comedor de queso, con un acento del sur de Inglaterra de los que no indican exactamente de dónde provengo. Pertenezco a varias minorías vilipendiadas y oprimidas.

Pero las nuevas minorías oprimidas en su mayoría no son tan fácilmente identificables. Y esa es probablemente la razón principal por la que son ignoradas. La gente no puede verlas. No son fácilmente detectables. No es inmediatamente obvio si alguien fuma o bebe o come hamburguesas y pizzas. Tampoco es obvio inmediatamente si son cristianos (a menos que lleven cruces) o cazadores de zorros (a menos que estén usando espuelas y sentados sobre un caballo). Tampoco es particularmente obvio que los viejos individuos blancos podrían pertenecer a una minoría oprimida, excepto si recuerdan que hoy en día los jóvenes tienen prioridad sobre los ancianos, los negros sobre los blancos y las mujeres sobre los hombres, de modo que los viejos blancos acaban por defecto en el fondo del montón.

Algunas minorías oprimidas pueden no ser reconocidas como oprimidas en absoluto. Pero creo que se puede demostrar que las viejas aristocracias de Europa se han convertido en minorías oprimidas. Muchos en la aristocracia francesa fueron ejecutados durante la revolución francesa, y el zar ruso y su familia fueron asesinados por los comunistas en la Unión Soviética. Así que nuestra reina Isabel II es un miembro de una especie en peligro de extinción.

Lo mismo podría decirse de los banqueros (“banksters”) y de los multimillonarios, que son vilipendiados.

Lo que me trae de vuelta a Donald Trump. Él es un multimillonario vilipendiado, y miembro del igualmente denigrado 1%. También viene de Queens o Brooklyn (no recuerdo cuál) – igual que el presentador de radio Michael Savage -, y ambos tienen los acentos de esa parte de Nueva York (al igual que el físico Richard Feynman). Ambos vienen de minorías en el lado equivocado de la ciudad (y apuesto a que hay tantos lados equivocados de la ciudad en América como hay en Inglaterra). Y Donald Trump ha pasado toda su vida escalando hacia la cima (Manhattan) desde sus orígenes relativamente humildes, al igual que los otros dos. Donald Trump ha pasado toda su vida haciendo a Donald Trump grande de nuevo. Por lo tanto, como miembro de (al menos) dos minorías oprimidas invisibles diferentes, instintivamente sabía cómo apelar a todas las otras minorías oprimidas invisibles – mientras que Hillary Clinton apelaba a todas las visibles.

La izquierda británica también ha apelado a las minorías visibles tanto como la izquierda estadounidense. Y en el proceso el Partido Laborista del Reino Unido parece haber olvidado todo sobre la minoría oprimida original – la clase obrera británica – que el Partido Laborista solía representar. El Partido Laborista de Jeremy Corbyn quiere los votos de negros, gays, mujeres y de cualquier  otra minoría visible, algunas de las cuales ni siquiera viven en Inglaterra (por ejemplo, los palestinos). Así que no puede sorprender mucho que:

Jeremy Corbyn presionado a dar la vuelta al destino del Partido Laborista ante las “devastadoras” encuestas

Sólo el 14 por ciento de la gente dice que el líder laborista sería el mejor primer ministro, según YouGov

No dudo que él también es un ecolojeta abraza-árboles, y está preocupado por el Cambio Climático. Él es, por supuesto, un antifumadores que votó a favor de la prohibición de fumar en el Reino Unido. Es diputado de un distrito de Londres del norte, Islington North, que probablemente está lleno de gente como él.

Así que ahora nadie parece representar a la clase obrera británica en absoluto. Y son todos ellos tan “deplorables” como cualquier estadounidense.

Quizás es así como mueren los partidos políticos. Pierden el contacto con sus raíces, al salir en busca de nuevas minorías que los voten, y de nuevas causas que defender.

Pero lo más importante que quiero decir es que no todas las minorías oprimidas son tan visibles como las viejas, tradicionales, minorías oprimidas. Y las minorías oprimidas siempre están cambiando. Y los políticos astutos – como Donald Trump o su nuevo amigo Nigel Farage – son personas que mantienen un dedo en el pulso del siempre cambiante cuerpo político.

(*) Curiosamente no hay una buena traducción para la palabra original (straight). Se puede traducir literalmente como “derecho”, queriendo decir “heterosexual”, pero realmente no hay ninguna palabra informal “políticamente correcta” en español para decir “straight”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Frank Davis – Minorías visibles e invisibles

  1. Agustin Sanz dijo:

    Estoy deseando que empiece la “Era Trump”. deseo y creo que va a tener un gran éxito y va a ser difícil esconderlo a los ojos de los europeos. Es una gran esperanza. ¡Que Dios le ayude, como él pide!

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Yo mantengo un moderado optimismo. No me fio de q vayan permitirle trabajar. Y si llega a poder trabajar, estan por ver los resultados. Pero ahora mismo, Trump es la unica esperanza q hay…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s