El Bosque de Brendon

200px-'Dick_Sand,_A_Captain_at_Fifteen'_by_Henri_Meyer_001.jpgLas obras que inspiraron mi forma individualista y rebelde de ver el mundo no fueron solo las de Julio Verne. Las fantasías tecnológico-científicas de Verne, las del hombre y su máquina en solitario contra todo y contra todos, tan Quijotescas en el buen sentido de la valentía, me maravillaron, sí. Y de las, creo, 52 novelas de Verne, no me parece que me quedasen por leer más de 10.

Desde “Un capitán de 15 años” a “Dueño del Mundo” a “El Pueblo Aéreo”,  a “El Castillo de los Cárpatos”, pasando por las inevitables “20.000 leguas de viaje submarino”, “Viaje al centro de la Tierra”, “De la Tierra a la Luna”, todo me influyó poderosamente.

Y de la última novela que leí, hace milenios, “Los Naúfragos del Jonathan” (hoy en día reeditada como “Magallania”) tomé el nombre que decidí usar en la lucha contra la ley “antitabaco”.

Pero hubo  otras obras.

brendonchase “El Bosque de Brendon” (en el original, Brendon Chase ) fue una obra que dejó tan profundísima marca en mi forma de ser que nunca,y digo nunca, desde los 14 años me he vuelto a atrever a enfrentarme a ella.

La temo.

Igual que hoy en día temo a “El Lobo Estepario” de Herman Hesse. Y temo a “La Conjura de los Necios“. Y temo mucho volverme a enfrentar a Charles Bukowsky y su alter ego, Henry Chinaski.

Pero leo hoy que ha vuelto a reeditarse la versión para tv que se hizo de “El Bosque de Brendon” en 1982. Serie de tv que podría volver a ver, tras tantos años, pues está disponible en YouTube.

Pero no me atrevo. No me atrevo porque si la veo, temo no volver ya nunca al mundo.

Brendon Chase, es una novela sobre la rebeldía, el individualismo y la autosuficiencia adolescente, ambientada en la Inglaterra de los 1920.

La Radio Televisión Española, ya “progre” en los 80, emitía con cierta frecuencia series inglesas, más baratas y menos “conservadoras” que las estadounidenses de entonces.

Imagino que alguien pensó que la historia rebelde de tres hermanos adolescentes, huérfanos de madre y a cargo de una severa institutriz que tiranizaba la mansión en la que todos vivían, era una historia “progre”.

Los niños se rebelan contra la institutriz “conservadora” de las gafas y el moño, contra la riqueza capitalista de la mansión, contra el papá colonialista que está en la India, haciendo colonialismos para el Imperio. Todo muy apropiadamente “progre”.

Yo no lo ví así. Con mi mente de 14 años yo solo vi a tres chavales que se escaparon de casa y se fueron a vivir a un bosque impenetrable, logrando alimentarse y vestirse por sí mismos en una Naturaleza salvaje, durante meses y meses y meses…

“Cuando tengan hambre, volverán”, rugió la institutriz.

Pero los meses pasaron y los chicos no volvían. Y ninguna partida de búsqueda lograba encontrarlos en la enmarañada espesura de un bosque atlántico inmenso, el Bosque de Brendon.

Un bosque que realmente existe. Y que es equivalente al bosque asturiano de Muniellos, impenetrable, misterioso, no del todo explorado, reserva biológica, blablabla.

Yo ya sabía lo suficiente de flora y fauna como para darme cuenta de que ambos bosques, contenían las mismas especies. Y así, a los 14 años, al igual que los muchachos británicos, tracé mi plan para vivir de la Naturaleza, por mis propios medios.

Y hasta ahí puedo contar, que decían en aquel viejo concurso de la tv española.

Bueno sí, puedo contar una cosa más. La que dije antes: no puedo volver a ver esta vieja serie de tv. No, porque si lo hago, nunca regresaré…

Y ahora la versión ochentera, copia directa de una cinta VHS decrépita, más la versión remasterizada del 2015. Todo ello con la música maravillosa de Sir James Galway, tan atlántica.

Ciertamente, antes se hacían joyas para la tv.

Intro 1982

Intro 2015 (alta calidad de imagen a 720p)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco, El que resiste, gana, Expulsado del mundo, Tiempos más civilizados, UK, Youtube. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El Bosque de Brendon

  1. Elena Sanz-Orrio dijo:

    Yo leí con 9 años una novela preciosa que se llamaba “La vuelta al Mundo de dos Pilletes”. No se quien era su autor. Era un volumen ya viejo entonces, que debió de ser de alguno de mis padres.
    Algo parecido al Bosque de Brandon, que no conozco. A mi me impresionó. Pero si la leyera ahora seguro que no me impresionaría. a lo sumo sentiría nostalgia de mi niñez. Yo no quería dejar de ser niña y creo que todavía lo soy

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      http://listado.mercadolibre.com.ar/la-vuelta-al-mundo-de-dos-pilletes. Por lo que leo y las ilustraciones, Elena, si hoy unos padres diesen a leer a sus hijos tal obra, se requeriría la intervención del “defensor del menor” y el arresto de tan “irresponsables” padres…

      Nunca dejamos de ser lo q fuimos. Se queda con nosotros. Lo cual me plantea una pregunta terrible. Como seran de adultos los niños que hoy soy niños pero seran adultos sin dejar de ser el niño q fueron. Me preocupa.

      Me gusta

      • Deckard dijo:

        La verdad es que, de pequeño sólo leí unas cuantas novelas de Verne, descubrí pronto a Asimov, y a partir de ahí otros autores cuya ciencia ficción era más “dura” y filosófoca (Herbert, k Dick, Farmer), también quizás más “lisérgica”, je, je.
        Cuando leí la primera vez tu nombre lo busqué y no fue fácil dar con el origen, porque en “Los Náufragos del Jonathan” en internet llaman al personaje “el Kaw-djer” es curioso, el Kaw-djer no quiere ser jefe de nadie, pero la palabra recuerda a la española “caudillo”.
        Yo cuando fui a elegir un alias puse Baty, por Roy Baty, el repilcante de Blade Runner, pero como ya estaba cogido al final puse Deckard. En realidad Deckard representa todo lo que odio, es un mezquino, cobarde, y cero empático tanto en el libro como en la película, nadie usaría ese alias en las redes, por eso me pareció interesante la idea de ponerme un alias con el que no me identifico en absoluto, puede inducir a confusión, pero quizás es un autorecuerdo de que las redes son así: confusas y contradictorias.

        Le gusta a 1 persona

        • Deckard dijo:

          Bueno, al menos tiene una cosa que me gusta: no es hipócrita, es un cínico, sí, pero no es un hipócrita, sabe que lo que hace está mal, pero piensa “qué se le va a hacer, no tengo más remedio”, en vez de justificarse pensando “lo que hago está bien, estoy prestando un servicio a la comunidad”, como hacen más o menos los hipócritas antitabaco.

          Le gusta a 1 persona

          • Lecroix dijo:

            Me gusta muchisimo que hayas investigado al tan desconocido “el Kaw-djer”, Deckard. Tan desconocido es, que el que sea citado aquí, con las letras correctas, atraerá inevitablemente visitas al cuaderno.

            Discrepo contigo sin embargo en como interpretas a Deckard o al propio Kaw-djer. Ves a Deckard como un cobarde? Yo creo q al igual que Kaw-djer se vio obligado a intervenir.

            Cierto es q Deckard mata a replicantes, es un blade runner. Y en teoria ha matado a inocentes. Pero no desea hacer eso ya mas. Se ve obligado a volver y a hacer un ultimo trabajo, contra replicantes peligrosos. Es una figura con luces y sombras. Y, dicen, quizas un replicante él mismo.

            Kaw-djer, de quien yo me había olvidado que en efecto su nombre llegó a verse como “el caudillo”, es muy diferente a Deckard. Kaw-djer abandono el mundo. Sin haber hecho daño a nadie. De hecho, era un medico. Pero se fue porque no soportaba la tirania de los gobiernos y sus tiranos.

            La ironia de su historia es que en su isla naufragara un buque de colonos. Cientos de ellos. Que no tienen ni idea de como sobrevivir en la Patagonia inhóspita. Y que ademas llegan infectados con ideas de socialismo y comunismo.

            Y sin quererlo, pero para salvarlos, resistiendose en todo momento, aceptara que él mismo tendrá que ser un tirano. Porque si no lo es, todos moriran. Por la mano de una Naturaleza inmisericorde y por su propia estupidez.

            Es una gran novela de politica. La que me enseño que el mejor politico, es el q no quiere serlo. Y muchas otras enseñanzas mas.

            Roy…es admirable en su deseo de vivir, de existir. Pero es, desde mi punto de vista, inequivocamente malvado. Nacio roto, mal hecho, resentido. Y brillante.

            Me gusta

            • Deckard dijo:

              Atención: el que no haya visto la película Blade Runner todavía que no lea esto, reviento parte del final.
              Pues no, no vemos igual a Deckard y a Roy tú y yo. Deckard mata por la espalda y con peligro para la gente de alrededor, en la película no se nota tanto, pero en el libro es incluso más mezquino: no le importa lo más mínimo su mujer, sólo quiere ganar dinero para comprar lo que en esa época es lo “cool”: un animal de verdad, no eléctrico. Roy es un psicópata durante toda la película, expresa su rabia por no poder vivir más matando todo lo que se le pone por delante, pero a mi modo de ver se redime al final cuando valora la vida en sí misma, y no sólo la suya, acepta su muerte y es capaz de compasión.

              Le gusta a 1 persona

              • Lecroix dijo:

                Quizas la clave esta en la diferencia entre la peli y el libro. Creo q Deckard es, vamos a decir “precavido” 😀 pq su “presa” es muy peligrosa y muy superior a él.

                Tienes razon en q Roy muestra al final compasion y eso es un detalle q no se debe dejar pasar. Curiosamente, yo sp estuve tan a favor de Deckard y tan en contra de Roy que nunca me pare a pensar en efecto en la importancia de q Roy le perdona la vida.

                Me gusta

    • Deckard dijo:

      Todos los que todavía tenemos curiosidad por las cosas de la vida creo que seguimos siendo un poco niños, Elena:)

      Le gusta a 1 persona

  2. Elena Sanz-Orrio dijo:

    No todo el mundo sigue siendo niño de por vida.
    Los niños de hoy quizá no sean niños ni ahora. Con la vida que hacen, lo que (no) leen, las maquinas idiotizantes y la negación de la fantasia, quizá no puedan ser niños nunca.

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      O lo sean siempre, pero solo en la parte negativa (falta de madurez) de lo q significa ser niño.

      Me gusta

    • Deckard dijo:

      Cierto, tenéis razón los dos, cuando digo que es bueno seguir siendo niño, me refiero a la capacidad de los niños de sorpresa, curiosidad y fantasía, no a la falta de madurez.
      Me temo que existe algo en común entre las generaciones pasadas (en la mía desde luego), y la presente:los niños no leen apenas nada, por lo tanto, no potencian su fantasía, ni adquieren puntos de vista diferentes, ni se acostumbran a tener paciencia para llegar al final del libro, disfrutándolo al mismo tiempo, dándose cuenta de la estructura y aportando sus imágenes mentales, sin que todo te lo dé mascado la tv o el videojuego, todo eso lo da la lectura.

      Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: El Bosque de Brendon (rescatado) | Contra la ley "antitabaco"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s