¿Quién es el gilipollas del pickup con la bandera?

En una ocasión asistí a una fiesta en la casa del cónsul español en la ciudad americana en la que yo vivía (americana de EEUU).

Se trataba de una fiesta bastante “piji”. Empresarios y burócratas de buen vivir, de la buena España en EEUU. Ninguna crítica, creánme. Esa gente está para servir a los españoles en el extranjero. Y si tienes un problema estando fuera, ve a ellos, que te ayudarán. Lo digo estrictamente en serio. Buena vida tienen, pero no olvidan que su deber es servir, ayudar a los españoles que están lejos de casa.

Al menos eso era así en los 80s tirando a 90s. Ignoro si sigue siendo así.

 

El caso es que en la fiesta “piji”, también había gente joven, “hijos de”. Y yo era uno de ellos. Pero no exactamente.

Yo no era “hijo de”. Tan solo era joven. Cierto que llegué a la fiesta “por conexiones de”, pero no por ser hijo de nadie especialmente importante.

El caso es que como soy como soy, la mujer del cónsul, anfitriona perfecta ella (y guapísima señora madura), me tomó de una esquina del patio interior y trató de integrarme.

La verdad es que lo intenté. Hablé con elegantes y bien instruidos jóvenes españoles “hijos de”. Más o menos todo iba bien, aunque me sorprendió que mi inglés era bastante mejor. Yo podía imitar el inglés de los cultos del Sur de EEUU. Y podía imitar el inglés de la cajera no culta del supermercado. Hasta podía hacerme pasar por irlandés. Pero de ninguna manera yo sonaba a “español”. Yo no tenía acento alguno “spanish”. Fue uno de mis objetivos, que cumplí: nadie podrá sospechar jamás al oirme, que yo no soy de aquí.

Solo que al final, sí fui de allí. Pero eso es otra historia…

Un español rubiales, rizoso, alto, distinguido y bastante… bah, bien me molesta mostrar la imagen típica del niñato rico que se siente superior. Porque yo se que hay niñatos ricos, que no son niñatos y son magníficas personas. Los he conocido.

Pero éste, era como los de las pelis “progres”. Alto, rubio, rico…

Y yo había aparcado delante de la casa del cónsul, un artefacto “pueblerino”, “cutre”, de “baja clase”, un artefacto de la “américa profunda”, tan inculta y tan cristiana, según los “progres”, rubiales de la historia incluido.

Un artefacto del que sigo enamorado hasta el día de hoy. Mi Chevrolet Pickup Silverado, 1500, con sus 470 caballos y sus 8 cilindros de gasolina.

Una “vulgaridad” para todo progre que se precie, lo se. Vaya pueblerino que soy. Y encima, encima, yo le había puesto dos pegatinas al artefacto: la bandera de Asturias y la bandera de España.

-Oye, ¿habéis visto? ¿Quién habrá sido el gilipollas que ha aparcado una camioneta (pickup) delante, con banderitas?

Eso preguntó el rubiales rizoso. Imagino que él había aparcado un Ferrari sin banderitas, no se.

Inevitablemente, atroné. Yo creo que hasta se oyó el punto final tras el pronombre:

-Soy yo.

 

A partir de ahí, la cosa ya no fue tan bien. Y tuvo que venir la señora cónsul, atentísima a cada milímetro de lo que se movía en la fiesta, a separarnos.

No recuerdo todo, pero ella me dijo: “it’s peer pressure, no le des más importancia”

La presión que ejerce una mayoría, sobre una minoría. La presión que se ejerce para que una minoría, se rinda a la mayoría. La presión que se ejerce para que “pertenezcas a”. O para que te rindas y te largues.

No soy así. Primero, porque yo no trabajo en grupo. Yo soy yo. Y segundo, porque uf, a cabezota…no, a cabezota no me gana nadie.

Y tercero…¡me encantaba mi pickup Silverado 1500 del 88!  :D

 

Aquí lo tenéis, en acción, en toda su gloria.

 

Ah, pero antes, una frase de Sinatra.

Toda persona que quiere ser alguien, tiene un Ferrari. Los que ya somos alguien, tenemos un Lamborghini.

Ah, Sinatra, mafioso cantante fumador, fornicador..tú si que sabías como son las cosas.

 

Y ahora sí, mi pickup Silverado🙂

 

 

Esta entrada fue publicada en "Progresismo", EEUU y España o viceversa, El que resiste, gana, Las Américas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Quién es el gilipollas del pickup con la bandera?

  1. Pingback: El pickup y la cruz | Contra la ley "antitabaco"

  2. Lecroix dijo:

    Una pequeña actualización (update, que dicen los modernos) sobre esta historia. Hablando el otro dia con la persona de izquierdas de la que hablo a veces, contandole lo del rizoso rubio y blablabla…recordé que cuando sali de la fiesta…. la rueda trasera izquierda de mi pickup estaba desinflada.

    Juro y prometo q no asocie entonces la discusion con el rizoso rubio español rico, a que la rueda de mi coche estuviese desinflada.

    Juro y prometo q pense: vaya cosa mas rara. qué habré pisado.

    E infle la rueda con mi compresor portatil enchufable al mechero del coche (sigo teniendo uno igual en España, porsiaca). Infló y no perdia aire. No habia pinchazo. Joer q cosa mas rara…

    Idiota soy.

    Contando la historia, 25 años mas tarde a esta persona de izquierdas, cai en la cuenta.

    Pues claro, el rubiales o sus compinches, me desinflaron la rueda. Q majos ellos.

    Bueno, al menos no la rajaron. Y yo tenia un compresor.

    Tras contarle la historia y la actualizacion recordada, la persona de izquierdas me dijo…mira q eres eh, mira q eres…

    Y se rió.

    Y sentí q estaba de mi lado. A pesar de que me estaba diciendo q soy tonto y no me entero. Pero estaba de mi lado. Y eso me gustó mucho.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s