El Amor perdido

Hoy me ha tocado meditar un poco sobre cómo ven el mundo actual las mentes más jóvenes. Todo empezó porque leí el muro de una chica, ya realmente adulta, pero joven aún.

No voy a decir las palabras exactas porque no quiero que se pueda hacer una búsqueda e identificar a la persona autora. Lo que sí puedo decir es que me impresionaron y me causaron una honda tristeza. Las entiendo muy bien, a pesar de tener muchos más años…

Decía ella que soñó con envejecer junto a su pareja, con desayunar al sol de la mañana ,un domingo ya de viejecitos, con el zumo de naranja, el periódico… Pero que no puede ser. Ya no se ama así. Ya no…

Es imposible describir el borbotón de sentimientos que produjeron esas palabras en mi ánimo hoy tan desanimado.

Los jóvenes, al menos algunos,  aún quieren amar, pero ya no les dejan. Y quisieran amar para siempre, pero ya les han convencido antes casi de empezar a vivir,  de que eso no es sólo imposible, sino además un acto contra natura.

Y les han convencido las series de tv y la telebasura, tan machacantes contra el amor de verdad y tan a favor del “amor” de mamarrachos, más parecidos a moscas que se encuentran casualmente sobre un desperdicio y copulan, ahora con una, aluego con la siguiente.

No quiero sonar puritano. Entiendo que tenemos instintos. Pero quiero defender el Amor. Porque yo se que existe. Y porque deseo burlarme del “progresismo” que niega su existencia y nos reduce a moscas.

A las mujeres hoy en día, no se las deja amar. Las han convencido de que el hombre es un enemigo, maltratador e infiel por naturaleza. Se incita hoy en día a la mujer a la infidelidad. Y no a la infidelidad por amor verdadero, que por tal cosa nadie puede atreverse a tirar la primera piedra juzgadora. Sino a la infidelidad por ocio, por “libertad”  o por el  error o la carencia más mínima que pudiera percibir en su hombre.

No se lo pone fácil tampoco al hombre el “progresismo”. Con las leyes actuales, si eres hombre y quieres una relación en serio con una mujer, te la juegas ante la ley. A poco que ella se tuerza, ve buscando abogado. Y vas a perder.

El resultado es un mundo en que las mujeres, no creen en los hombres. Ni los hombres, desgraciadamente, en las mujeres.

Y precisamente en tal mundo, solo medran los hombres malvados, los del aquí te pillo y aquí te mato y “no me des la lata tía que ya me la dan bastante mi mujer y mi novia…”

Y precisamente en ese mundo, solo medran las mujeres malvadas. Las de “soy pura como la nieve recién caída”. Pero me acuesto con 12 hombres a la semana, no siempre de uno en uno, porque tengo unas apps en mi iphone buenísimas. Y porque soy mujer y puedo y los hombres son todos unos hdps…

Mis disculpas si sueno desagradable. Y mis disculpas también hacia quienes escojan tales estilos de vida. Es su derecho.

Pero tal estilo de vida no nos ha hecho, a ninguno, más felices. Todo lo contrario.

Y ésa, es la verdad que no quieren que oigamos.

La felicidad, estaba oculta en ese zumo de naranja al sol, con tu pareja de toda la vida. La felicidad estaba en ese sueño de esa chica anónima que casi me arrancó una maldita lágrima traidora.

La felicidad con tu pareja, yo entiendo, es disciplina. Orden. Respeto. LEALTAD. No es fácil. Nada bueno viene fácil.

No pusieron nuestros antepasados unas reglas y unos consejos por capricho. No lo hicieron porque eran “puritanos” o atrasados. No lo hicieron siquiera porque lo dictaba la religión.

Lo hicieron porque a través de los miles de años de ensayo y error, en los miles de culturas humanas, descubrieron que se es más feliz, a la larga, décadas a la larga, honrando a tu pareja, que teniendo orgasmos de unos segundos con cualquiera.

Y ahora os dejo con una ñoña canción. Que no era tan ñoña cuando la interpretó su autora como cuando se usó en la peli “El guardaespaldas”. Es una canción de amores fallidos. Porque es verdad que incluso haciéndolo todo bien, a veces los amores fallan.

Pero Dolly Parton, la compositora de la canción, ademas de tetas, con perdón, tiene un potente cerebro, con un alto coeficiente intelectual. Es de hecho, miembro de MENSA. Ya sabéis, esa organización de los que se supone son grandes intelectos. No se si lo son o no, ni me importa.

Pero para mí, la señora Parton demostró inteligencia riéndose de sí misma:

“Hace falta mucho dinero para parecer tan barata como yo…”

Lo cual me recuerda una última cosa.

Para amar, para amar de verdad, hace falta cerebro. Instinto en la bragueta, eso lo tenemos todos.

Esta entrada fue publicada en "Progresismo", Decadencia de Occidente, Dors, la mujer tigre, El Nuevo Orden Mundial, Expulsado del mundo, Me alegro de haberte conocido, Sí, la pelirroja. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Amor perdido

  1. kach dijo:

    No se tendría que esperar a ser feliz cuando as envejecido con un zumo al sol,esa felicidad tendría que empezar a ser una realidad desde el principio que uno convive con una persona,si no es así mejor ni empezar.

    Le gusta a 1 persona

    • Lecroix dijo:

      Oh sin duda, kach! Quizas lo he expresado mal. Esa felicidad empieza desde el principio. Y es la que todos pueden sentir facilmente.

      La cosa esta en mantenerla, en llegar al zumo de naranja al sol.

      “al principio ye tó muy guapo” rezaba una pintada que lei de joven en el baño de un bar. Un filosofo anonimo ( y seguramente joven) cuyas palabras nunca olvidé.

      Lo q se defiende en esta entrada, es saber llegar hasta el final, amando mejor aún que el primer dia. Como vino envejecido.

      Entiendo q todas estas cosas suenan cursis hoy en dia.

      Le gusta a 2 personas

  2. ramrock dijo:

    Reblogueó esto en Ramrock's Blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s