Ay qué pesado, qué pesado

Preguntaba hoy Silvia en su entrada Epitafio, qué querríamos escrito sobre nuestra tumba.

Ella  es una chica alegre, muy positiva y supongo que hacía tal pregunta por lo de Halloween  y nada más. Ni tristezas ni cosas morbosas.

Y ya voy a empezar a divagar pero es que Halloween, al menos para ciertas partes de España, no es una celebración “yanqui”. En realidad es al revés. Los americanos la tomaron de la Europa Celta. Y en la Asturias celta,  se llama Samaín ( o Samhain ). El que tenga ganas que lo mire, pero no, halloween no es “yanqui”😀.

Estábamos con el epitafio🙂

Yo comenté en su entrada, la de Silvia,  que me gusta esto:

“He amado demasiado a las estrellas como para tenerle miedo a la noche”

Desconozco el origen exacto. Parece ser que proviene de un astrónomo japonés. Tomé nota, ya de crío.

Y como todo está relacionado, porque todo son piezas de un puzzle que con paciencia podemos ir encajando, lo siguiente en lo que pensé es en la música que escogería para mi entierro.

Y luego pensé, que mi entierro me la sopla y siempre me la ha soplado. Una vez muerto, ya nada importa. Como dirían los “Klingon” de Star Trek:

“Mi cadáver es una concha vacía. Haced con ella lo que queráis.”

Y luego seguí pensando porque soy así de pesado. Esa música que me gusta, no la quiero para mi entierro.

La habría querido para el bautizo de un hijo. Como bien se lo hice saber a la pelirroja, que hoy volvía a rondar mi mente.

Yo quería tener niños.

Y esta música, también compuesta para la “progre” Star Trek, es la música que yo habría querido para el bautizo.

En el episodio en concreto, el capitán, que nunca tuvo hijos, vivió una vida en la que sí los tuvo. Por arte de birlibirliloque de la ciencia-ficción.

Y al volver a su realidad, la de la soledad en su nave espacial ciencia ficcionesca, recordó la música que compuso, para el hijo que nunca tuvo…

La luz interior…

Esta entrada fue publicada en Asturies, Contra la ley antitabaco, Expulsado del mundo, Me alegro de haberte conocido, Sí, la pelirroja. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Ay qué pesado, qué pesado

  1. Hermosa música, preciosa entrada, estupenda frase y una vez que nos vayamos … “Mi cadáver es una concha vacía. Haced con ella lo que queráis.” mientras, disfrutemos del camino, de la música y de todo lo que nos queda aún en este estupendo camino de la vida, besos !!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Lecroix dijo:

    Bien lo se. Y cuanto me alegro!🙂 :* :*

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s