Víspera del Día de la Hispanidad (II)

Hay tengo para el padre y para el hijo, cosas que pasan.

Discurso de investidura del rey Felipe VI…Aunque no veo la tv, me encontraba yo atrapado en la silla del peluquero, que tenía la tv puesta…Así pues escuché.

Tampoco te creo, majestad. Defiendes todas las cosas que defiende el “progresismo” y el Nuevo Orden Mundial. Todas. O eso dices. Imagino que está de moda.

Por una curiosa casualidad, parte de tus estudios se realizaron al mismo tiempo, en el mismo campus, donde se realizaron parte de mis muchísimo, muchísimo más humildes, ridículos e incompletos estudios. Y si no recuerdo mal, decían que te gustaba la astronomía, como a mi. Y hubieses preferido estudiar eso, en lugar de estudiar las cosas que requería tu futuro como Rey de España.

Ahí, hiciste bien. Porque primero va La Patria. Y luego los gustos personales de un Rey.

En lo del matrimonio… no, ahí no hiciste bien, aunque escogieses a una asturiana (de izquierdas y antimonarquía, dicho sea de paso).

Pero hay aún una cosa más que me disgusta, majestad. En vuestro discurso os despedís en español, catalán, vasco y gallego. Y no en Bable, en asturiano.

Es algo imperdonable, majestad. Vuestro fue el noblísimo título de Príncipe de Asturias. La Asturias que resistió al invasor. La Asturias que retuvo la fe Cristiana. La Asturias que dió lugar a España.

Y os olvidáis, siempre, de ella.

Imperdonable, Majestad.

Esta entrada fue publicada en "Progresismo", Actualidad España, Asturies, Historia de España. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s