¡Hundid al Bismarck!

De crío cayó en mis manos una especie de cómic/noveleta, con bellas ilustraciones, sobre un buque de guerra al parecer, mítico: el Bismarck.

bismarck_02_kiel_harbor_9_28_40_sw

La noveleta contaba la historia de porqué se hizo necesario hundir a ese buque, a toda costa, sin importar el precio, como fuese.

Muchos años más tarde me enteré de quién y porqué había pronunciado tales palabras de desesperación y arrojo: Sir Winston Churchill. Hundid al Bismarck, no me importa cómo lo hagáis.

Y las había pronunciado porque tras el primer encuentro entre el Bismarck y la Royal Navy en 1941, el orgullo de la Navy, el HMS Hood,

34910e9500000578-3607165-image-a-11_1464107342446

HMS Hood

había sido hundido por el Bismarck…en dos minutos, dañando gravemente también al acorazado HMS Prince of Wales.

 

Contaba también la novela que finalmente tras una persecución por todo el Atlántico, la Navy había alcanzado al Bismarck y que el buque, ya sin timón y  acorralado por fuerzas muy superiores, se negaba a hundirse a pesar de los cañonazos, cuyos obuses aterrizaban, a decenas, en cubierta.

Y terminaba la novela haciendo la pregunta que tántos marineros, oficiales, historiadores y curiosos se han hecho: ¿quién hundió al Bismark?

 

wrek-x1¿Fue el enemigo, con una enésima andanada? ¿Fue su propia tripulación, diezmada y ya sin cañones con los que responder, la que detonó las cargas y envió al buque al abismo, para evitar que fuese apresado?

Los tripulantes supervivientes del Bismarck juran que ellos lo hundieron. Los tripulantes supervivientes de los acorazados King George V y Rodney, de los cruceros pesados Dorsetshire y Norfolk, los que acorralaron al Bismarck, afirman que fueron ellos quienes lo hundieron, a cañonazos.

 

 

Muchas décadas después (2002), el famoso director y productor de cine James Cameron (Terminator, Aliens, The Abyss, Titanic, Avatar, etc), financió una expedición para encontrar y filmar el pecio del Bismarck, y resolver de una vez por todas, quién hundió al Bismarck. Un Bismarck al que denominó, con gran acierto, La Estrella de la Muerte, en alusión a La Guerra de las Galaxias.

Y la verdad, es que el Bismarck se parecía a una especie de Estrella de la Muerte, erizada de cañones…

article-1391220-0C469D0000000578-848_468x409.jpg

Al final, su documental ofrece la conclusión a la que yo también llegué en su momento, basándome en lo que se sabía (o se había dejado saber). Solo que Cameron apuntala bien su conclusión, con imágenes de alta calidad conseguidas por robots submarinos.

No me gusta en casi nada este Cameron. Pero en su pasión por el mar, sí. Por lo tanto recomiendo su documental sobre el Bismarck. Es como la peli Titanic, solo que sin la insufrible señora vieja, la insufrible “pija” caprichosa joven que fue, sin el bisoño afeminado DiCaprio y gracias a dios sin Las señoritas de Avignon, de Picasso o Los Nenúfares de Monet, acabando en el fondo del mar junto con el Titanic en lugar de donde realmente están esas obras, que es en un museo…

Vamos, que en Expedición Bismarck, por fin, Cameron os contará la historia de un buque tal y como fue. Sin bobadas.

 

 

Esta entrada fue publicada en Famosos, Historia, Las máquinas, Lo militar. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Hundid al Bismarck!

  1. Pingback: Naufragios | Contra la ley "antitabaco"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s