Quién quiere vivir para siempre…

En los medios de comunicación, en las escuelas, institutos y universidades, los criásteis. A los pechos de vuestras canciones y vuestros libros y vuestras películas maniqueas, los criásteis. Ahora os sacarán los ojos.

Al mundo anglosajón inglés, también le crecen los enanos:

 

541085_335545586494061_1973748353_n
Alice Roberts
You might have heard Attenborough with “The Waterside Ape” on Radio 4 this week – I’m afraid it’s not all it’s cracked up to be!

 

Sorry David Attenborough, we didn’t evolve from ‘aquatic apes’ – here’s why

 

 

Ah, Alice….doctora Roberts. Eres tan bella…tu acento tan perfecto.

 

Cuando yo estudiaba, todas las chicas de ciencias eran más bien poco bonitas. Su mente era lo más hermoso que tenían. Tampoco los chicos éramos Adonis precisamente. Quizás el más guapo de todos, era yo. Y precisamente quizás, porque yo no era una criatura de pura mente, sino un algo disperso, a caballo entre un nerd y un BMOC (Big Man on Campus). Un aprendiz de todo, maestro de nada.

Probablemente ni habías nacido, doctora Roberts, cuando yo andaba enredado con Newton y su cálculo diferencial. Sí, el mismo que te tocó a tí. Hay cosas inmortales, cariño…

Yo he caído, nunca conté para nada, no era ese mi destino.

Pero Sir David, oh Sir David. No tiene tantos títulos como tu, doctora. Era otra época, donde contaba más la inteligencia y las ganas indomables, que los títulos. O que ser guapo. O que ser mujer.

Y además, el pobre es un señor, ahora vejestorio, encorvado… un mero hombre. Sir David es el pasado. Y tú, bella doctora, el futuro.

No es que el Sir no se lo tenga merecido.

Sir Attenborough, lo intentaste. Fuiste conservador de la BBC cuando tocaba. Y cuando los vientos cambiaron, viraste a babor, todo a babor.

Pero al igual que en España, como le pasó hasta a Sabina, has acabado a estribor.

¿Creíste que las nuevas generaciones, más “progresistas” que nunca, te admitirían? No, claro que no. Nunca. La BBC que creaste, se vuelve contra tí.

Mejor te hubiera ido siguiendo la senda de Sir Patrick Moore, el astrónomo de la BBC que nunca viró a babor.

O quizás no, pues Moore murió pobre, a pesar de sus logros. Y solo la ayuda de otro Sir, Brian May, el guitarrista de Queen, astrofísico además de guitarrista, evitó que Moore acabase pidiendo en una esquina. Tanto le despreciaba la nueva BBC.

La bella doctora Roberts viene a por ti, David.

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en "Progresismo", David Attenborough, Decadencia de Occidente, Famosos, Música. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Quién quiere vivir para siempre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s