El retorcido círculo

De una manera o de otra, con altas tecnologías o con apenas un pilum, todo se repite.

Equivocados están los que piensan que somos más “avanzados” y más “civilizados” que las culturas, tribus a las que pertenecían nuestros antecesores.

Aunque el ser humano, Homo Sapiens Sapiens, el  hombre sabio sabio, sapientísimus, nosotros todos, lleva más de 150.000 años sobre la faz de la Tierra, para nada ha cambiado su forma de pensar. Ni cambiará en los próximos miles de años.

La evolución de una especie, no funciona así. No se mide en apenas cientos de miles de años. Se mide en millones de años, con suerte.

Somos, ahora mismo, exactamente iguales mentalmente a los romanos, los griegos, los egipcios, los hombres de las cavernas.

Y no lo digo para disminuir nuestros méritos, no. Nuestros antepasados eran tan inteligentes, resistentes  y capaces como cualquiera ahora. Suya fue la Tierra, porque lograron vencer al hambre, las garrapatas, los piojos, los virus, las bacterias, los depredadores, los cambios climáticos constantes, los asteroides, las supernovas…y en general, a todo lo que el Universo les tiró encima.

Pero ahora estamos aquí. En el siglo XXI.

Somos la única criatura pensante que sobrevivió. Nuestros primos hermanos, a los que llegamos a conocer y con los que incluso nos mezclamos, ya no existen. Homo Sapiens Neanderthalis, nuestro más cercano hermano, perdió la partida de la supervivencia hace apenas unas decenas de miles de años.

Solo quedamos nosotros. Somos ahora mismo la única especie inteligente,especialmente inteligente, que queda, a pesar de que hace unas pocas decenas de miles de años, no estábamos solos.

Cierto, se ha demostrado por estudios genéticos que todos, excepto las tribus africanas más antiguas, tenemos genes de Neanderthal. Sin embargo, seguimos manteniendo la imagen de un Neanderthal primitivo, simiesco y limitado.

Para nada. Neanderthal era un ser humano, con una rica cultura. Perdió la partida porque el planeta, el Universo es hijoputesco. Y también la perdió porque nosotros eramos aun mas hijoputescos que el Universo mismo.

No es una crítica. Es un piropo. Hacia nosotros, los homo sapiens sapiens.

La voz y el acento exquisito de Kenneth Branagh nos cuentan algo de la historia de nuestro hermano Neanderthal. No os lo creáis todo. No es ciencia. Es solo un documental. Pero sive.

Neanderthal, nuestro primo hermano, no pudo competir con el cambio en el clima. Peor aún, no pudo competir con nosotros, los seres humanos modernos.

Los últimos rastros de cultura Neanderthal que conocemos están en Gibraltar. Ese fue su ultimo reducto. Atrapados entre un mar que no podían cruzar y nuestra invasion imparable, Neanderthal perdió la partida por la supervivencia.

Siempre, siempre me preguntaré que sintió el último hombre ( o mujer) Neanderthal, atrapado entre el mar y nosotros. Toda su familia ya muerta, toda su cultura perdida. Una cultura de 300.000 años de antiguedad, derrotada por los elementos y por nosotros.

¿ Que sintió? ¿ Que pensó? ¿Ira? ¿Sometimiento? ¿ Por qué me ha pasado esto a mi?

Siempre he sentido el final de los Neandertales como una tragedia de proporciones épicas, ultrabíblicas, inimaginables.

Imagina que todos los seres humanos han muerto y solo quedas tu. Eso debió sentir el ultimo neandertal. Cada uno de los últimos hasta que solo quedó el último, en Gibraltar.

De alguna manera, yo siento que morí aquí.

Oh no, tranquilo, no creo en reencarnaciones ni en vidas pasadas. Desgraciadamente no creo ni en Dios. Un “regalo” de mis “héroes” científicos ochenteros.

Todos esos héroes han caido. Tema para otra entrada.

Pero de alguna manera siento que todo lo acontecido, me lleva a ese momento, la frontera entre el éxito y la extinción de Neanderthal, en su lucha contra el ser humano moderno, nosotros….

Voy a ser aburridísimo, pero Star Trek DS9 lo expresaba así:

“Tú vives aqui. El tiempo no es lineal. Tú vives aquí.”

¿Por qué existes aquí?

No he encontrado un buen video para representar el prensamiento de estar atrapado en el pasado, en una memoria.

Lo mas cercano es esto de Deep Space Nine. Requiere explicación, con lo cual se pierde la gracia, pero tendrá que ser así.

En las guerras con, digamos otras tribus, el Capitán Sisko (abreviatura defornada de “Francisco”) ha perdido a su esposa. Los años han pasado. Pero Sisko es incapaz de olvidar el momento en que su mujer murió.

Sisko vive en ese instante. No es capaz de abandonarlo. No existe el presente, ni el futuro, ni tan siquiera el pasado. Tan solo existe el momento en el que ella murió. Y lo revive todo el tiempo, incapaz de romper el círculo.

Me decia Caprizchka, que mantenía un “patrón de aguante” resistiendo a todo lo que le pasaba con la esperanza de ganar fuerzas y finalmente triunfar.

Eso decía ella.

Yo le contesté que:

Yo también estoy a la deriva. Y si mantengo yo también un “patrón de aguante”, no es por esperanza. Es por pura cabezonería. Aún sano de mente y cuerpo, resisto por pura obstinación y nada más. Nada, ni nadie, me hundirá.

No hay vías de agua en mi nave, no hay madera corrupta, las velas de mi barco están llenas de viento. La nave navega sólida y yo mantengo vigía al timón.

Pero carezco de rumbo…

Y es así como el círculo se cierra. Entre la esperanza y la rendición, está la pura obstinación.

Y ahora tomo este trozo que ramrock tomó prestado. La traducción no es perfecta, pero servirá:

¿Cómo puedes ver en mis ojos
como si fueran puertas abiertas?
Bajándote hasta mis entrañas
donde me he quedado tan dormida,
Sin un alma mi espíritu está durmiendo en algún lugar frío,
hasta que tú lo encuentras y lo conduces de vuelta a casa.

Despiértame,
despiértame por dentro.
No puedo despertar,
despiértame por dentro,
sálvame.
Di mi nombre y sálvame de la oscuridad,
despiértame,
pide a mi sangre que circule.
No puedo despertar,
antes de desatarme.
Sálvame,
sálvame de la nada en la que me he convertido.

Ahora que sé lo que soy sin ti, no puedes marcharte
Respira en mí y hazme real
devuélveme a la vida.

Despiértame,
despiértame por dentro.
No puedo despertar,
despiértame por dentro,
sálvame.
Di mi nombre y sálvame de la oscuridad,
despiértame,
pide a mi sangre que circule.
No puedo despertar,
antes de desatarme .
Sálvame,
sálvame de la nada en la que me he convertido.

Devuélveme a la vida,
he estado viviendo una mentira,
No hay nada dentro,
devuélveme a la vida.

Congelada por dentro sin tu tacto, sin tu amor, cariño.
Solo tú eres la vida entre la muerte.

Toda esta vista,
no puedo creer que no podía verla,
escondida en la oscuridad,
pero tú estabas allí, delante mío.

Parece que he estado durmiendo 1000 años,
tengo que abrir los ojos para verlo todo.

Sin un pensamiento,
sin una voz,
sin un alma.
No me dejes morir aquí ,
debe que haber algo mal,
devuélveme a la vida.

Despiértame,
despiértame por dentro.
No puedo despertar,
despiértame por dentro,
sálvame.
Di mi nombre y sálvame de la oscuridad,
despiértame,
pide a mi sangre que circule.
No puedo despertar,
antes de desatarme (to come undone=desatar).
Sálvame,
sálvame de la nada en la que me he convertido.

Devuélveme a la vida,
he estado viviendo una mentira,
No hay nada dentro.

Evanescence – Bring me to life – Devuélveme a la vida

https://ramrock.wordpress.com/2016/09/09/alegoria/

https://namtil.wordpress.com/2016/09/05/alegoria/

Esta entrada fue publicada en Caprizchka, El que resiste, gana, Expulsado del mundo, Famosos, Me alegro de haberte conocido. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El retorcido círculo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s