Los hombres también aman

 

 

Amo las máquinas. Una máquina, toda máquina, está construida con una lógica fácil de interpretar. Tiene un propósito y hacia ese propósito está diseñada toda su arquitectura.. Es lógica pura. Da lo mismo que trates con una sola máquina o con 15.000.

Tan diferente a un ser humano…

Es legendaria (y motivo de chiste) mi incapacidad de “leer” a los seres humanos como individuos, de comprender su lógica como máquinas individuales.

Como especie, el ser humano se atiene a su diseño y propósito, pero como individuo…es un caos imposible de comprender para mí.

Una subida de cejas, un parpadeo más rápido o más lento de lo habitual, un dedo impertinente, una palabra con doble significado que adquiere aún más significados según el tono, el volumen, el contexto, un pie que cambia de posición…el número de posibilidades de lo que esa persona quiere decir crece exponencialmente teniendo en cuenta todas las variables. Todas las variables que no se leer. Carezco de intuición.

Y así es como me pierdo. No puedo seguir calculando todas las posibilidades de lo que se me quiere decir. Son demasiadas. Soy derrotado por el incremento exponencial.

Por eso en general me gusta centrar mi imaginación y mi vida en torno a las máquinas.

No me confundáis, soy capaz de querer. Puedo querer a las personas, los animales y creo que he querido (y quiero) mucho y bien, aunque con frecuencia no entienda las señales que se me envían ni sean entendidas las que yo envío (los animales también son más fáciles de entender que las personas😉 ).

Pero la cosa es que más fácilmente despertará emociones en mí Das Bootque Lo que el viento se llevó. O el Nautilus mucho más que Mujercitas. 

Aunque siempre siempre estará Dors…

Se que hay una parte que es  debida a mi condición masculina. En la Naturaleza, en general, los mamíferos macho, viven vidas solitarias. Un elefante o un cachalote o un león, apenas se relacionan.

Pero hay quien ha querido extrapolar de más, quien ha querido sacar a la Naturaleza de contexto, aupar a la mujer a la categoría de ángel protector único y reducir al hombre a la categoría de solitario, predador, cruel y maltratador.

Ni tanto ni tan calvo.

En nuestra especie en particular, el papel fundamental del macho es el de proveedor y protector. 

Cierto, hay hombres que abandonan a sus hijos. Y hay hombres que abusan de su superioridad física, ante mujeres y niños. Justo como lo hace un león, porque eso es lo que funciona en su especie: matará a todas las crías del león anterior y a toda hembra que no se someta.

Pero los seres humanos no somos leones. Ni cachalotes ni zorros ni tan siquiera chimpancés, por mucho que se nos parezcan.

Somos una especie con una sociabilidad extraordinaria, única. Una especie en la que el papel de hombre y el de la mujer, son esenciales, ambos, en el desarrollo de las crías.

Y es por ello que los hombres, contrariamente a lo que nos quieren vender hoy en día, también aman. Si son sanos y normales, quieren con fuerza y pasión a sus hijos y a la madre de sus hijos y a toda su familia. Más aún, arriesgarán, con sorprendentente generosidad, sus propias vidas, con tal de proteger a aquellos a los que aman.

Nuestras guerras lo demuestran.

El papel de la mujer, en entrega, valentía y generosidad, no es menos importante tampoco en nuestra especie. Toda mujer sana y normal, también lo arriesgará todo por aquellos a los que ama.

¿No es una combinación increíble? ¿No combina nuestra especie, de manera única, los puntos fuertes de machos y hembras, como ninguna otra especie lo hace?

La inteligencia une a mujeres y hombres en sus propósitos y relaciones. Y por cursi que suene, el amor es el pegamento que lo une todo y hace que todo funcione.

Sí, ya se que a veces hombres y mujeres, tienen comportamientos horribles. Por eso en todo momento he recalcado lo de “sano y normal”…

Lo cual me lleva a mi amor por las máquinas, origen de la entrada.

Habiéndome tocado o escogido, al final o de momento, el papel de “macho solitario”, puedo dedicar más tiempo a ciertas fantasías, quizás intelectuales, que otros hombres.

Bien quisiera yo estar pensando en que instituto le conviene al chiquillo el próximo curso. O en como hacer algo especial que demuestre a mi esposa mi aprecio por su trabajo en nuestra familia.

No ha podido ser.

Y por eso hoy pensaba en máquinas. Y en amor.

Espero se me perdone esta fantasía, para mi totalmente Asimoviana. Al ver, al oír el vídeo, puedo recordar con todo detalle a Dors. La mujer tigre.

Espero perdonéis también las implicaciones sexuales del video. Hoy en día se venden mucho estos mensajes.

Quedémonos con el mensaje original: me gustan las máquinas y también las personas, a pesar de mis defectos sociales.

Y creo en los hombres y las mujeres capaces de querer bien.

Esta entrada fue publicada en Dors, la mujer tigre, Feminismo, Las máquinas, Música. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los hombres también aman

  1. Deckard dijo:

    Durante mucho tiempo yo fui así: no intuía cuándo me mentían, lo que me decían de palabra iba a misa, aunque algo me dijera que no debía creerlo. Pero todo se puede aprender, es cierto que cada uno nace con ciertas habilidades, pero se puede mejorar en todo, también es cierto que yo he mejorado en eso gracias a mi mujer, las mujeres tienen un sexto sentido para percibir, no sólo cuándo les mienten, sino el estado emocional del que tienen en frente, mi mujer, incluso, diría yo que a veces siente lo que siente la persona, a veces se diría que les lee el pensamiento, así que, como todo se pega, yo he mejorado mucho en ese sentido, en cambio yo me siento como pez en el agua con la información escrita, por tanto, somos complementarios entre nosotros y en cuanto a la educación de nuestro hijo.
    Somos la típica familia que nunca va a salir en los telediarios (espero que no, por favor), hay más de las que parece, familias que se aman los padres, que aman a los hijos y éstos aman a sus padres, sin guerras “de género”, con discusiones, claro, somos latinos y hay que expresar lo que uno lleva dentro, pero nada de “eterno conflicto hombre-mujer”, como lo llaman algunos listos analistas de lo social. Supongo que esto no vende, la familia típica tradicional y bien avenida.
    Por cierto, preciosa la escena del piano de la replicante Rachel, que ilustra tu entrada con Deckard en Blade Runner, una de las mejores escena de amor del cine, (y no me refiero al portazo, que algunos dirían que es acoso, pff), muy sutil, hay que fijarse en el diálogo para entender la escena, no digo más, no quiero hacer spoil.

    Le gusta a 1 persona

  2. Lecroix dijo:

    Me gusta mucho tu comentario, Deckard. Es esperanzador pensar q en efecto hay más familias como vosotros, normales y felices. Si nuestra sociedad tiene un futuro, tiene que venir de la familia.

    Cierto, hay mujeres con ese sexto sentido🙂 Resulta fascinante ver como comprenden tanto, con tan poca informacion. Son como los intuicionistas de Asimov😀. Desgraciadamente esos “poderes” pueden ser usados para el bien o para el mal. Me alegra q te tocase una intuicionista buena🙂

    Y si, hasta a mi me gusta la parte romantica de Blade Runner😀 Y Sean Young, nunca estuvo mas bella q en esa peli, fumando. Y dado q Rachel es, en cierto modo una bella mujer capaz de amar, pero en cierto modo tambien una máquina, un ente artificial, pues por eso escogí la foto🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s