Piratas del Caribe

La realidad es que, con mas frecuencia que no, los “Piratas del Caribe”, acababan colgando del mástil de un buque de la Armada Española.

No ha querido Hollywood, ni la “leyenda negra” anglosajona, ni la izquierda tan antiespañola, mostrar nunca esa realidad. Pero así fue. Nunca de otra forma se podría haber mantenido el idioma español y la religión católica en tantos países, en tantos millones de personas.

Quizás los más curiosos, quieran echar un vistazo a la Guerra de la oreja de Jenkins, más conocida por la Armada como Guerra del Asiento:

La denominación empleada por la historiografía inglesa (War of Jenkins’ Ear) se debe al episodio considerado casus belli: el apresamiento frente a las costas de Florida por el guardacostas español La Isabela del navío contrabandista inglés Rebecca, capitaneado por el pirata Robert Jenkins, en 1731. Según el testimonio de Jenkins, que compareció ante la Cámara de los Comunes en 1738, como parte de una campaña belicista por parte de la oposición parlamentaria en contra del primer ministro Walpole, el capitán español Juan León Fandiño, que apresó la nave, ató a Jenkins al mástil de su propio barco y de un certero tajo con su espada le cortó una oreja al tiempo que le decía —según el testimonio del inglés—: «Ve y di a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve», luego lo dejó marchar, después de desarmar y saquear su barco. En su comparecencia, Jenkins denunció el caso con la oreja en un frasco y, al considerar la frase de Fandiño como un insulto al monarca británico, la oposición forzó al Gobierno a pedir una indemnización de 95.000 libras, a lo que España se negó. Walpole se vio obligado, a regañadientes, a declarar la guerra a España el 23 de octubre de 1739.

La guerra del Asiento fue un conflicto bélico que duró de 1739 a 1748, en el que se enfrentaron las flotas y tropas del Reino de Gran Bretaña y del Reino de España principalmente en el área del Caribe. Por el volumen de los medios utilizados por ambas partes, por la enormidad del escenario geográfico en el que se desarrolló y por la magnitud de los planes estratégicos de España e Inglaterra, la guerra del Asiento puede considerarse como una verdadera guerra moderna.

(Wikipedia)

Esta y otras victorias, mantuvieron los océanos en razonable orden.

La Armada sabía lo que se hacía y fué la policía del mundo durante siglos, con eficacia incomparable. Detrás vendrían otros imperios navales. Pero hasta la fecha, ninguno aún ha igualado la longevidad centenaria conseguida por la Armada Española en esos tiempos.

Honremos a los que llevan siglos ganando las batallas que deben ganarse. Recuperemos del olvido indigno a los que tanto dieron por su país y tan gloriosamente lo hicieron. Y lo siguen haciendo.

 

 

Nota: Todo país tiene sus historias de gloria y derrota. No es esta entrada una exaltación en contra de otros imperios, también gloriosos y también dotados de gente valerosa e ingeniosa. Nadie puede negar jamás que Inglaterra llegó también a alcanzar la gloria naval.

No, esta entrada solo pretende poner las cosas en su sitio y combatir las falsas versiones de la Historia que Hollywood o la “progresía” española, quieren vendernos.

Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Piratas del Caribe

  1. Pingback: Una de piratas (traducida) | Contra la ley "antitabaco"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s