Me retracto (de retractarme)

En ocasiones, muchas, no me gusta del todo lo que he escrito. Si además no ha habido comentarios, lo envío a la papelera . Pero gracias a WordPress, siempre puedo revisitar lo retirado. Y decidir si quiero publicarlo de nuevo.

 

Quiero.

“¡Váyase usted a la mierda!”

De crío, y hace tiempo que no lo soy, me quedé “prendado” de esta serie y su música de entrada:

Había algo de cómico en esta cortinilla de entrada. Pero solo un 5% como mucho (disculpas por mi tendencia a pensar en números) . El resto de las imágenes y sobre todo la música, eran heroicidad y tragedia.

Quienes quiera que crearon las imágenes, la música y la letra, nos entregaron en versión para niños, un rápido y preciso resumen del ingenioso hidalgo y sus andanzas. El coro de voces masculinas y femeninas, abre directamente, y cierra, con la tremenda tragedia de Don Quijote, una tragedia escrita por un héroe real, que vivió tragedias reales.

Me pregunto quiénes son los héroes de los nuevos niños. Porque yo recuerdo docenas, sino cientos, de libros que despertaron mi imaginación y mi curiosidad. Y no, claro que no, sus autores no eran necesariamente actuales.

Es un poco como cuando una jovenzuela cree que me gustan los Beatles porque obviamente eran de mi época.

No cariño, no lo eran. Simplemente es buena música

Y aunque no me opongo a los videojuegos, todo lo contrario, yo crecí con ellos, sinceramente, no soy de los que cazan pokémon, más que nada porque en una Europa en la que cada día hay un ataque por parte de los extremistas musulmanes, creo que los jóvenes de hoy en día, cuando no estén leyendo a Cervantes, deberían estar aprendiendo otras cosas.

Véase a los rusos:

Y me parece que los Suizos, siempre independientes y a lo suyo, también saben lo que se hacen en estas cosas.

Quizás un día os hable del AK-47, el Kalashnikov, un fusil que ha matado a tantos, casi siempre en las manos del enemigo…

Pero como siempre, divago. Estábamos con Cervantes. Y la serie de dibujos animados de 1979.

En aquella época y algunos años posteriores, los “rojos”, como Fernando Fernán Gómez, voz de Don Quijote, aún se cortaban un poquito. Y hasta eran educadísimos, dentro de su mala educación.

Véase aqui a Don Fernando, mandando con tan exquisita elegancia a la mierda, que casi parece que pronuncia una conferencia docta y sapientísima.

Compárenlo ustedes con la moderna manera que tiene la moderna izquierda de mandar a la mierda a todos y ya me dirán si no es preferible volver a tener gente como Fernando Fernán Gómez, que al menos te manda a la mierda sonando como si estuviese recogiendo el premio nobel.

 

 

Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Me retracto (de retractarme)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s