Redención

Pensando en la historia de los vaqueros, no he podido evitar pensar en lo que ocurrió mucho antes.

Estoy intentando aprender humildad. Intento comprender que lo que se supone que yo sabía sobre cualquier tema, puede ser puesto en duda.

¿Fue tan desgraciada la conquista española de las Américas? Menudo tema..

Tiendo a poner todo en la balanza.

Este es un personal homenaje a los tan maldecidos guerreros, conquistadores, empresarios, soldados de a pie y curas, que exploraron las Américas.

Son hoy en día tan falsamente acusados, en mi opinión como “las petroleras” o las “tabaqueras”.

 

Isabel la Católica dicta que los españoles llegados a los nuevos territorios deben mezclarse con la población indígena. Es la mejor estrategia para colonizar el nuevo mundo.

En esto, Isabel la Católica en nada se parece a los otros poderes Europeos que vendrán detrás, intentando quedarse con una parte del fabuloso descubrimiento. Solo España buscará mezclarse con los nativos de forma generalizada.

Si, habrá de todo, lo se. Incluyendo cosas horribles. Pero debemos sumar los números.

Un cálculo sencillo te dirá que en las zonas controladas por ingleses o franceses, los nativos americanos quedan reducidos a la nada. Son aún hoy en día, nada. Tienen sus reservas, eso es todo. Allí viven y mueren, el estado paga por casi todo. Su tiempo ha pasado.

No es así en las Américas españolas. No solo muchas tribus originales sobreviven aún, sino que sus genes se propagan a la velocidad de la luz, guiados por el cristianismo. Los suyos y los de los que son mezcla de europeo y americano. Y mezcla de europeo y negro y americano. Y mezcla de remezcla de remezcla.

No están en decadencia. Están en clara ascensión, guiados por la fe que les dieron los españoles.

Más aún: si crees que el español que hablará el mundo en el futuro es del de España, te equivocas.

El idioma español, pertenece a las américas.

Si esto no te convence de que España no lo hizo tan mal, nada lo hará.

Una vez escribí:

 

they (the Spaniards) did the impossible, often for nothing, sometimes for profit and sometimes for souls. In a complex time, in a rush for the Americas, they behaved, all in all, better than any other European power keen on devouring a piece of the large, newly discovered, American pie.

They created new worlds, new cultures, new cities and even a new race: what today some call Latin Americans, or Hispanics. A mixture of native american blood, European blood and African blood.

Nowadays, a native american in the USA, from the few that still exist, gets respect. And land, and a degree of independence from the government, its laws and taxes. Yet a native american from the so called “Latin America”, gets nothing. His blood is impure, tainted by Europeans or Africans. He’s but a chicano, a brownish monger dog. Neither native, nor European. President Nixon bundled them all up as “Hispanics” and so they lost their ancestry. Way before, they were branded as “Spanish”. No matter if they were from Mexico, or Colombia or Argentina or Cuba. They were just “Spanish”. As silly and inaccurate as naming all Canadians “French”. Or all Americans “English”. That is why today, a person from Spain in the USA must learn the difference between a “Spaniard” and “Spanish”.

I defend the lineage of native Americans from Alaska to Tierra del Fuego. I defend the lineage on the new race created when Europeans arrived. And I defend the lineage of the brave Spaniards that faced impossible odds and won, all the while doing more good than bad.

En una de mis pelis favoritas, se muestra una escena de Redención.

Ya avanzada la conquista, con razonables abastecimientos en pólvora y balas y cañones, una parte de España duda sobre lo que se está haciendo. La Corona extenderá su justicia y castigará a aquellos españoles que demostradamente han abusado de su posición en las Américas. Acontecimientos únicos con un elevado sentido de lo que es justo, que otros poderes europeos no imitarán.

Pero esta escena, se refiere a la justicia nativa.

¿Ocurrió?

No tengo la menor duda de que entre los miles de casos de justicias e injusticias, algo así ocurrió. Basta leer la historia de Cabeza de Vaca.

Un Jesuita español ha arriesgado su vida para enseñar a las tribus los valores cristianos del amor y el perdón. Y su propio compatriota, De Niro en el film, es precisamente un pecador y un asesino. No solamente ha matado a su propio hermano en un duelo de honor. Es, además, un esclavista mercenario que no ha dudado en hacer dinero con el sufrimiento de los nativos.

Aún así, arrepentido, busca penitencia y perdón, arrastrando sus antiguas armas y armaduras, por la selva.

Corresponderá pues a la tribu, una de ellas, hacer justicia.

 

Espectáculo imposible en otras culturas europeas, que no llegaron a plantearse si los nativos americanos eran realmente humanos.

¿Eran humanos? La Corona española y su religión católica, quieren saber la verdad.

Finalmente, deciden que lo son y por tanto, merecedores de amor, misericordia y sí, salvación cristiana (no podían evitar pensar en esos términos, aunque sus intenciones fuesen benevolentes en su mayor parte).

La peli “La Misión”, muestra la duda, así:

El enviado papal español, concluye que tienen que ser humanos. La belleza con la que pueden cantar un Ave Maria, es idéntica a la de cualquier coro Europeo. ¡Son seres humanos!

Y sin embargo, las complejidades de la política europea, pondrán a prueba este descubrimiento tan obvio.

Finalmente, en el caso concreto de la peli, de esa zona y de la Historia, España cederá el control de la región a Portugal, que tiene nuevos planes. Todo es política.

Los jesuitas morirán junto a los nativos. También De Niro, el caballero español ficticio de la peli.

Idílicamente, o quizás trágicamente, se nos muestra a los supervivientes huyendo más adentro aún hacia la selva, lejos, como dice este blog, lejos de las leyes de los hombres. 

Yo los maté, piensa el enviado papal.

Pero como siempre, la Historia no se detuvo, a pesar de las tragedias.

Las misiones continuaron, con enorme éxito. Y fueron la base de la fundación de las principales y más antiguas ciudades de las Américas.

Incluyendo esas que tanto salen en las películas y series de EEUU. Claro que sí. de San Francisco a Los Angeles.

Pero también de Tierra del Fuego a Alaska.

Mestizos, criollos, europeos, nativos americanos, negros del Africa y Asiáticos de Asia, a todos vosotros, americanos todos y a vuestras infinitas mezclas de genes, os corresponde el relevo del mundo.

Europa muere y los viejos imperios ya no existen. Nada vale la vieja Inglaterra ni la recia España castellana. Francia, Italia, Dinamarca, Suecia, Bélgica…nunca contaron, no como imperios transoceánicos, panplanetarios.

Os corresponde a vosotros defender la bandera de la libertad y la cruz.

Sois, sin duda alguna, nuestros hijos. Y a todo hijo le corresponde más tarde o más temprano abandonar su cuna. Y a sus padres, rellenar la tumba.

Mucha suerte. No nos dejéis mal. Venced.

 

 

Esta entrada fue publicada en EEUU, Historia de España, Las Américas, Me alegro de haberte conocido. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Redención

  1. Lecroix dijo:

    Reblogueó esto en Contra la ley "antitabaco"y comentado:

    Me gusta mucho esta historia de Redención. Y aunque apenas ha pasado un mes, deseo reeditarla. Mis disculpas a los que ya la han leído.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s