Mis dos Españas. -Antonio Burgos/El recuadro-ABC-

Tan sólo se olvidó de la otra gran división creada por el imbécil ZP: los que fuman y los que odian a los que fuman. Ya no hay paz tampoco en eso y los que gustamos de fumar tabaco somos ahora el grupo al que está bien visto discriminar e insultar, por parte de una minoría intolerante y ruidosa: los antitabaco a los que el socialismo dio alas, dineros y peor aún, carta blanca para odiar.

Neuronaliberal

Qué le vamos a hacer. Por mucha Constitución que aprobásemos y mucha concordia que lograra Don Juan Carlos I como “Rey de todos los españoles”, las dos Españas han vuelto a existir. Por culpa del insensato de Zapatero, que se dedicó a resucitar el odio con ahínco, gastándose en ello grandes sumas de públicos caudales. Y a los hechos me remito. El cambio de nombres de calles en Madrid era por lo visto el problema más importante en esta España de los parados, donde la deuda aventaja ya al PIB de una nación donde estamos literalmente sin Gobierno desde el mes de diciembre… y No Passssa Nada. Pero en esas dos resucitadas Españas del odio, lo que quitaba de verdad el sueño al personal era, por lo visto, que Max Aub no tuviera calle en Madrid, mientras que contaba con ella el General don Fidel Dávila Arrondo, jefe del Ejército…

Ver la entrada original 552 palabras más

Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s