Letanía Contra el Miedo

Letanía contra el miedo

No conocerás el miedo.
El miedo mata la mente.
El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total.
Afrontaré mi miedo.
Permitiré que pase sobre mí y a través de mí.
Y cuando haya pasado girare mi ojo interior para escrutar su camino.
Allá donde haya pasado el miedo ya no habrá nada.
Solo estare yo.
Frank Herbert, Dune.
Mi amor se ha convertido en una mujer madura…
Te conocí allá en el 2011, con los fuegos de la ira contra la injusta ley del tabaco ardiendo al blanco en mi ánimo. Tu ya llevabas cuatro años viviendo bajo el yugo del Ingsoc…
Pero cuando creaste el video, aún eras libre. Año 2006, cerca de terminar la carrera, con ese aire chulo del que siente que ha aprendido cosas que muchos no saben, decidiste contarle al mundo con ojos risueños tu descubrimiento. Qué carita tenías. Aún estabas “waterfat”, gordita de agua, que dirían los Fremen. Como un bebé recién nacido. Mucho te faltaba para que tu rostro, tus músculos y tu mente se curtiesen y perdiesen ese agua de inocencia.
Sí, en 2011 llegaste a mí y me enamoré de ti al oirte recitar los versos de la Letanía Contra el Miedo de las brujas Bene Gesserit. Me pareciste guapísima y algo tonta, como es costumbre en mi a la hora de juzgar a una recién llegada. Viendo tu video pensé: cariño, creo que tu fumas algo más que tabaco…
Los meses pasaron pronto. Y luego también los años. Pero nunca dejé de visitarte, en tu momento Bene Gesserit, en tu residencia de estudiante, en tu discurso descarado y algo desordenado que creaste, sin lugar a dudas, para mi.
Que una chica recitase esos versos solo podía significar que eras mi alma gemela, mi seelenwervandtschaft, mi soulmate, mi ruhsal eş. Siempre quise una chica así de culta, así de rebelde, así de bonita.
De lejos, con el talante de un stalker buenazo, tímido, realista y soñador, seguí tus andanzas por la red.
Y ahora es cuando tengo que decirte adiós, mi bella Dulcinea intelectual.
Has terminado tu carrera y ya eres una abogado de razonable éxito. Como te correspondía, has pasado a ser, correctamente, una pieza más de la maquinaria necesaria para que el mundo funcione. Has dejado atrás los ojos risueños y la piel llena de agua. Eres una mujer. ¡Y qué mujer!
Suerte en todo, hermosa ilusión. No olvides tener niños, con ese novio pazguato que te acompañaba o con alguien que estimes servirá para la tarea. Se feliz. Recita esos versos a tus niños. Enseñales la belleza del mundo inmisericorde y la profundidad de la mente humana, tan contradictoria.
Yo quedo atrás, me despido de ti porque mi tiempo pasó. Me alegro tanto de haberte acompañado un rato, al caminar.
Y porfa, no dejes de fumar. Me gustas tanto cuando fumas.
Ya solo estoy yo…
https://youtu.be/tpp2E-EfTfo?list=PL-g7QVK6EBjwlS_OPyKIyjB7dl9PyhOMo
Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco, Me alegro de haberte conocido, UK, Youtube. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s