Hosteleros y ley “antitabaco”: el ciego y el pícaro (II)

No es la historia del Lazarillo de Tormes, pero sí es la historia de un ciego y un pícaro.

 

El pícaro

La fotografía de la izquierda, no es del local al que nos referiremos, pero podéis imaginarlo así y no andaréis muy desencaminados.

Si el ciego representaba a un bar cutre pero agradable, un bar “de pueblo” a las afueras de la ciudad, el pícaro representa todo lo contrario: un local de élite en una de las partes más caras y con más movimiento de la ciudad.

No es que se filtre a la gente en la entrada, el local es por supuesto un local para todo el que quiera ir. Pero no es menos verdad que es lugar de encuentro del famoseo cuando está de visita en la ciudad. Tampoco falta entre su clientela la realeza. Tiene una decoración con muy buen gusto y con un tema principal que no desvelaremos. Cuando yo aún iba a ese local, no era raro ver correr el Moet Chandon por Navidades, o por la celebración de alguna otra fecha o éxito en particular.

Pero llegó la ley del tabaco.

Mis cálculos eran que el local no podría sobrevivir. No había espacio en la acera para terraza y ya de por si siempre me había parecido sorprendente que, con una superficie algo escasa distribuida en dos pisos, hubiese logrado atraer y fidelizar a clientes famosos y/o adinerados. Una vez establecida la prohibición de fumar, no veía yo como podría el local mantener su nicho de mercado.

Los meses pasaron y en efecto el local parecía de capa caída. Los dueños pusieron un par de mesitas altas, de esas de estar de pie, a la entrada, pero resultaban tan escasas e incómodas con la gente pasando al lado, que no me pareció que tuviesen mucho éxito. Me pareció que como mucho, tardarían en cerrar un año, a medida que se agotara el caché de los gloriosos viejos tiempos.

Pero no fue así.

De hecho el local hizo una reforma, una excelente reforma que modernizó, manteniendo el buen gusto, un local que tenía cierto aire setentero. Se mantuvo también el tema principal pero con un toque más actualizado. Las fotos que colgaron en las redes sociales me dejaron claro que la reforma se había llevado a cabo con impecable sentido estético. Me pregunté si tal reforma sería un último y desesperado intento por parte de los dueños de atraer a la clientela.

Los años fueron pasando y el local no cerraba. Con la reforma, tenía un aspecto magnífico. ¿Cómo era posible este milagro?  ¿Se había vuelto antitabaco la élite? ¿ Se habían vuelto antitabaco los dueños? ¿Realmente era posible eso que decían los antis, que dueños y clientes estaban encantados con la ley intolerante? No logré desentrañar el misterio y no teniendo quien me informase ni tampoco queriendo entrar yo al local (no entro donde no me dejan fumar), me resigné a no saber.

Pero hace unos días, de la forma más casual imaginable, supe.

Me encontraba en un funeral, junto a la iglesia de la zona más cara y exclusiva de la ciudad. No soy mucho de multitudes y no había querido entrar en la iglesia. Como yo había otros, esparcidos al azar, fumando, charlando, algunos con ruidosos niños. A unos 10 metros de mi, estaba una pareja con niños junto a un grupo de amigos. Un corrillo bastante sonoro, la verdad. Por el tono de la conversación eso si, se evidenciaba buena educación académica. La zona y la forma de vestir, completaban el conjunto: élite. O lo que normalmente calificamos como tal. Los observé un ratito distraídamente. Conozco bien la zona, sus habitantes y no me soprendían particularmente así que a los pocos minutos filtré sus sonidos y me concentré en mis pensamientos.

Al cabo de un rato sonó el teléfono del papá, un tipo de unos treintaymuchos, bien vestido y con aspecto de persona agradable. Era de los que hablan muy alto al móvil, por lo que oirle resultaba no solo fácil, sino inevitable. Estaba hablando con alguna amistad, tratando de quedar para tomar algo, tras el funeral.

-…a dónde queráis. Sí. Bueno. Qué te parece si quedamos en (nombre del local de la historia), que están allí Fulanito y Menganito, todos fumando en la parte de arriba, ya sabes.

Contuve la carcajada, la alegría, los saltos, la danza de la victoria y el “yessssssssssssssss!!!!!” a duras penas.

¡Cómo no se me había ocurrido! ¡La parte de arriba! ¡Por supuesto!

Antes de la ley, la vida principal del local transcurría en la parte de abajo. Arriba se estaba muy bien también, pero era más íntimo, por decirlo de alguna manera. Subías si querías una conversacion más privada o para echar alguna partida de algo. Yo creo que debí estar solo dos veces ahí arriba.

Pero si quieres saltarte la ley, esa parte de arriba es perfecta.

No se me había ocurrido, no lo había pensado. Arriba. Claro joder, que tonto… La explicación a porqué el local no cerraba, era la parte de arriba, que había sido establecida como zona para fumar, fuera de la vista de miradas indiscretas y con todas las comodidades. Nunca nadie podría pillarles. Sólo los conocidos subirían, solo ellos sabrían que esa parte es para fumar.

Con una picaresca elevada al cubo, debajo ( o encima, más bien) de las mismísimas barbas del ayuntamiento y sus próceres, a la vista de todos pero totalmente escondido, los dueños habían hecho la jugada magistral, habían cuadrado el círculo y operaban con éxito dejando fumar. Y todo ello sin que los gerifaltes del ayuntamiento se enterasen! Brillante!

Claro que después me puse a pensar y se me ocurrió que los gerifaltes políticos, también son “élite”  y seguramente también frecuentan el local. Es más, apostaría a que fueron de los primeros en subirse a la parte de arriba a fumarse un buen puro y degustar un exquisito brandy, servido por un impoluto y cortés camarero.

Ah, la picaresca, clave del éxito en un país de ciegos, donde el pícaro con dos ojos vivos, es el rey…

 

Esta entrada fue publicada en Contra la ley antitabaco. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Hosteleros y ley “antitabaco”: el ciego y el pícaro (II)

  1. Es la historia absurda que empezó el 2 de enero de 2011. Aunque ya se veía venir desde el 2005 y conste que la lay del 2005 la veo justa. Pero estuvo unida a una campaña feroz destinada a aterrar a todos aquellos que en alguna ocasión estaban cerca de un fumador. Esa fue la propaganda mas dañina, mas injusta, mas mentirosa….y mas útil.
    La hostelería en general claudicó. No entiendo el porqué, dado que se veía venir que iba a ser la industria mas perjudicada. Pero ocurrió. Si nosotros los fumadores, que sumamos como mínimo un cuarto de toda la población adulta de España, con mas de 12 millones de personas, hubiéramos encontrado eco en la hostelería, con sus sindicatos y propaganda, esa ley del 2011 nunca se hubiera impuesto.
    Ahora es mas difícil organizarse, dado que además seguimos incomprensiblemente sin contar con la hostelería.
    Esta se ha refugiado en trucos como terrazas cerradas (no legales, pero permitidas casi siempre, por el pastón que hay que pagar a los ayuntamientos por abrirlas), permitir fumar (de estrangis) a partir de ciertas horas, supresión drástica de personal y trabajadores eventuales en verano y Semana Santa, tiempo de terrazas abiertas etc, etc. Son unos traidores.
    Pero nosotros tampoco reaccionamos como deberíamos. Incluso sin la hostelería podríamos haber hecho bastante “pupa” si hubiéramos tomado el asunto en serio y nos hubiéramos empezado a manifestar de forma un poco mas contundente, a imitación de otros colectivos. pero somos muy bien educados y muy tolerantes. Demasiado. Ahora lo estamos pagando. Yo solo veo la coacción a los políticos, ahora que va a haber elecciones. Recoger firmas para una carta o quizá mejor hacerles ver directamente a través de algún conocido nuestro que esté cerca de ellos.
    Desde luego, si Rajoy retoma su promesa de suavizar la ley que aclare como, no vaya a pasar como con lo del aborto. Pero le veo el que menos tendría que ceder para tomar una decisión positiva hacia nosotros.A ver si se anima. Sacaría seguro mayoría absoluta, aunque solo un 10% de fumadores y tolerantes, que no piensan votarle ahora, le votara.
    ¿Tan presionado está que no se atreve? Por que me digo yo, tan tonto no será que no lo vea.

    Me gusta

    • Deckard dijo:

      Hola Elena, tienes razón, la picaresca es pan para hoy y hambre para mañana, vale para ir tirando en el día a día, pero lo importante es el cambio en la ley.
      Anoche vi a Esperanza Aguirre y le comentaban los periodistas que, si vamos a unas nuevas elecciones, algo tendría que cambiar el PP para ganar votos, una de dos, o se cambian las personas o se cambian las propuestas; pues sí, tendrían una gran oportunidad para proponer ese cambio en la ley antitabaco que insinuó Rajoy, y de paso, quedar ante todo el mundo como un partido que “ama” la libertad, como dirían los americanos.

      Me gusta

      • Lecroix dijo:

        Si Esperanza se presentase a la presidencia, ganaría. Y defendería la libertad. Es de sobras sabido q no le gusta la ley del tabaco, por ser una ley liberticida y contraria al liberalismo. El estado, cuanto menos se meta en nuestras vidas (q lo hace sp para robarnos la cartera), mejor.

        Me gusta

    • Lecroix dijo:

      Estoy de acuerdo con todo lo que dices, Elena. Y es verdad que la picaresca no es una solucion defnitiva. La solucion es derribar la ley, por supuesto. Y en eso estamos. La ley del 2005 seria aceptable, pero nunca se presentó como ley final. En realidad fue otra “loncha” mas en el recorte de libertades. Fue una ley diseñada para abrir el camino hacia la prohibicion total, que llego en 2011.

      Escribir y presionar a los partidos durante las campañas electorales es algo q sp se ha defendido aqui. Si hay elecciones, volveremos a la carga. Rajoy mintió o al menos engañó a la gente durante la campaña pasada. Sugirió que cambiaria la ley (“me gustaba mas la ley anterior. creo en la libertad”, dijo). No espero nada bueno de su PP, como he escrito en otro comentario.

      No podemos saber que dineros, ni cuantos, provenientes de las farmaceuticas, son destinados a implantar y mantener esta ley. Pero es facil calcular que las megamillonadas q las farmaceuticas ganan con el timo de la seguridad social (una maquina de vender pastillas aparentemente “gratis”) dan para hacer “charlas” y comunicar “sugerencias” a los politicos, q permitan ganar otras poquitas megamillonadas mas con “tratamientos” inútiles destinados a “ayudar” a las personas q fuman. No dudes q todo politico q se siente en el sillon de la presidencia, recibirá este tipo de “charlas” y “sugerencias”. Tb es de suponer q recibirán algun “detallito” por su inestimable ayuda.

      Por lo tanto solo los politicos q estan dispuestos a ser limpios y honestos, los q creen en la libertad del individuo y la empresa, podrían hacer algo. No parece haber muchos de esos alrededor.

      Y por ponerte un ejemplo de la cobardia y poca transparencia de la escena politica actual, decirte que he escrito a C’s no se cuantas veces para ver cual es su opinion en el tema. Sigo sin tener respuesta. He escrito a uno de sus representantes en FB. Contestó que no lo sabe, q lo consultará. Volvi a escribirle meses mas tarde. Contesta q está a la espera de una respuesta, q aun no le han dicho nada. Y hasta hoy. Vox, cero respuestas. PP, cero respuestas.

      Es un negocio fabuloso el de las pastillas. Y tb el del tabaco. De la jugosa tarta del tabaco y sus enormes impuestos, quieren todos el mayor trozo posible y hoy por hoy, la mano ganadora la tienen las farmaceuticas, que han convencido a muchos de lo “malisimo” q es el tabaco y lo “buenisimas” q son sus pastillas.

      Pero vamos a seguir insistiendo. La rebeldia de los bares seguira. El contrabando seguira. Y mas tarde o mas temprano, presionado por la espectacular bajada en recaudacion y empleo y por el ridiculo q supone tener una ley q es imposible hacer cumplir (como ocurria con la Ley Seca), el gobierno, el q sea, tendra q ceder. Somos muchos millones. Esta mucho dinero en juego. Se rendiran, tarde o temprano, por las buenas o por las malas.

      Me gusta

    • Aeneas dijo:

      El problema es que los españoles arrastramos desde hace un siglo un pecado que tardaremos mucho en quitarnos: la pasividad de la sociedad civil. Experiencias traumáticas como la II República, la Guerra Civil y la dictadura han hecho que la gente se haya vuelto más pasiva en estos aspectos. Lei un artículo hace un par de años que España era el país de Europa donde la gente pertenecía menos a a asociaciones (partidos, ONG’s, sindicatos, etc…). Obviamente eso deja a la gente más indefensa y con menos capacidad de respuesta. El caso que has constado, Elena, es muestra de ello.

      En los años 2012-2013 terminé mis estudios en Heidelberg (Alemania). En dicha ciudad, había locales para todos los gustos, calculo que un 60% de no fumadores y 40% fumadores. Era maravilloso. De hecho cuando salía con mis compañeros de residencia no me importaba ir a un lugar donde no se fumase porque sabía que los domingos eran míos, iba a tomar café y a leer a mi preferido. Estando allí al contrario que el resto de españoles, tuve relación con alemanes, yo no quería estar todo el día metido en un ghetto angloparlante y quería mejorar mi alemán. Pues los alemanes me empezaron a pedir que tradujese sus curricula al español (no llegué a entender el motivo, pero por lo visto se valora mucho tener los curricula en varios idiomas) y todos pertenecían a asociaciones de todo tipo: desde una plataforma de defensa de los alpes bávaros hasta una asociación de cría de perros de caza…

      Esto une y fortalece los grupos.

      ¿En España? Pues nada más que decir. Lo bueno de este asunto, es que si 4 políticos corruptos consiguieron cambiar las costumbres de millones de españoles, 4 políticos honrados también pueden hacerlo (a no ser que los lobbies empiecen a pagar a gente para provocar algaradas como pasó en Kiev a principios de 2014). De hecho la asociación “nointeligentes” (😄 ) en su manifestación de apoyo a la ley sólo reunión a 300 personas en Madrid…

      Me gusta

      • Lecroix dijo:

        Aeneas, si tienes alguna foto de algun local en Heidelberg donde se muestre a gente fumando, seria interesante para una entrada, con un relato de primera mano sobre como es la convivencia cuando se puede escoger. Crear una asociacion es algo q debemos hacer, pero reconozco q entre pitos y flautas no me he puesto aun con el manifiesto. Realmente creo q necesitaria un poco de ayuda a la hora de redactarlo y de escoger un nombre. “Asociacion por la defensa de la pluralidad en la hosteleria”?

        Me gusta

  2. Deckard dijo:

    Ja ja, muy bueno Lecroix, pero eso demuestra que a veces hay que salir un poco, aunque haya que entrar en un bar en teoría “no amigo”, yo he tenido que buscarme la vida, no como mi amigo que mencioné antes, que se lo ofrecen a él y no tiene que ir a buscarlo.

    Cuando comenzó la ley, yo también me hacía cruces de la poca picardía que veía , (hice un comentario sobre el tema “picardía”, no sé si en el blog antiguo o ya en el tuyo, Lecroix) ¿dónde estaba la picaresca española de toda la vida? esa picaresca que, cuando la ley te dice: no se puede pasar de 7, pues tú llegas a 7,5, que no te van a decir nada, en vez de eso, parece que los hosteleros, con la ley antitabaco, en vez de pasarse un pelín, que total no se nota, no llegaban, por si acaso, por miedo, en vez de llegar al 7,5, se quedaban en 6, no vaya a ser que…

    El 7,5 se traduciría en terrazas con tres cubrimientos, por ejemplo, pero se quedaban en el 6, que eran una terraza pelada, y sin cubierta.

    Es cierto que la picaresca española ha ido asentándose, como debe ser, pero falta que los políticos se den por aludidos, que se den cuenta de que una parte muy grande de la sociedad no ha aceptado esta ley, y además lo saben perfectamente, porque como tú dices, ellos también hacen uso de esta picaresca, como ocurrió con la Ley Seca de EEUU, lo contrario sería dar otro mazazo, reprimir más y conseguir entonces que haya más locales como el susodicho, que si no hay más es porque todavía nos dejan las terrazas. ¿Os imagináis qué pasaría si prohibieran el tabaco totalmente, como el alcohol en la Ley Seca?, pues que entonces sí que proliferarían estos “apartados” en los bares, como en Chicago, años 20. Al fin y al cabo, los hosteleros ya no tendrían nada que perder, no tendrían siquiera las terrazas para compensar los bajos ingresos invernales.

    Me gusta

    • Lecroix dijo:

      Se que tienes razon en lo de q hay q salir mas, Deckard😀 Pero es q ya me he acostumbrado a no hacerlo. Fijate q ya no tomo ni cervezas, ni vinitos..nada. Para q. Mi vida ha cambiado en ese sentido y realmente, cuando se consiga derribar esta ley, no se muy bien q hare. El bar, el restaurante, se han convertido en cosas distantes, ajenas, q nada tienen q ver conmigo. Tengo el mismo interes por entrar en un bar q el q tengo por entrar en una drogueria, por poner un ejemplo😀. Lo pase muy bien en el paraiso, pero incluso alli, mi plan si me quedaba era hacer lo q hago aqui: ganarme la vida, hacer deporte, leer, escribir…Y raramente, si, tomarme algo. Jajajajaja creo q la ley del tabaco me ha hecho tacaño, huraño y abstemio. Y fumar, fumo lo mismo. Y encantado. Resultado neto para el estado? Muchos menos impuestos q recauda de mi. Para las empresas? desgraciadamente estoy mucho menos interesado en sus bienes y servicios.

      En cuanto a la picaresca, creo q las bajadas de persiana, las terrazas cerradas, los espacios interiores discretos y q se yo q mas cosas, dejan bien alto el estandarte de esa tradicion nacional😀 Y si, claro q los politicos saben q la ley se la estan saltando practicamente todos cuando pueden y como pueden. Es lo mismo lo mismo q durante la Ley Seca. Los prohibicionistas nunca aprenden.

      Me gusta

  3. ramrock dijo:

    Reblogueó esto en Ramrock's Blog.

    Me gusta

  4. Aeneas dijo:

    He estado buscando el nombre del local en internet y no tiene web y en google maps tampoco hay street view de Heidelberg. Te dejo en enlace para que sepas su lugar exacto, pero desgraciadamente de poco va a servir excepto para saber su ubicación. Si quieres pasar un buen rato te recomiendo que veas fotos de Heidelberg (puedes ver fotos en el enlace que te paso del google maps), que aunque poco tenga que ver con el tema que tratamos, es un pueblo precioso y con la tercera mejor universidad de Europa.

    https://www.google.es/maps/search/heidelberg+cafe+bistro/@49.4053878,8.6752157,19.81z

    Me encantó ese lugar por ser un lugar pintoresco, con un río precioso y rodeado de bosques. Quizás siendo del norte te sorprenda poco el paisaje, pero yo que vivo en lo que hoy en día se conoce como “Mar de Plástico” me impactó mucho.

    Y sí, como dices, la convivencia entre fumadores y no fumadores es perfecta. Hasta en mi residencia en las habitaciones de cada uno se podía fumar, no en las zonas comunes pero nunca hubo problema porque nos poníamos a fumar al lado de la ventana cuando hacíamos fiestecillas en la cocina y tan felices.

    Me gusta

  5. Lecroix dijo:

    Reblogueó esto en Contra la ley "antitabaco".

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s