Más sobre creencias manipuladoras

Creencias manipuladoras

 

CRUZ-DE-LA-VICTORIA-793489.jpg

Cruz de la Victoria – Cámara Santa de la Catedral de San Salvador, Ciudad de Oviedo, Asturias, España.

El sistema educativo público, al igual que la política, estaba también en transición en la España de finales de los 70, principios de los 80. Se estaba pasando de una educación que contenía materias cristianas obligatoriamente, a una educación abiertamente hostil hacia lo cristiano. Y eso se vivió en directo en las aulas y en los libros. No he sido consciente de cómo fuimos utilizados los alumnos en ese tema hasta hace bien poco.

En EGB, la escuela primaria o como se llame ahora, nos daba clase un cura que ya no era cura. Había un crucifijo en todas las clases y también una foto de un señor que se llamaba Francofranco_francisco_2. En ocasiones, venía a confesarnos un cura que aún era cura. Esto daba un poco de miedo, la verdad. Asustaba la idea de tener que contarle cosas. Y además te reñía si decías que no tenías nada que confesar. Algo habrá, decía con cara seria.  Recuerdo que había niños que no se confesaban, porque obligatorio no era, pero eran pocos y uno tiende a seguir a la manada.

Un día al encd7b1bb64dc8c57be920de5b1a035708.jpgtrar en clase, descubrimos que ya no estaba la foto de aquel señor llamado Franco. En su lugar había una foto de un señor y una señora que nos dijeron eran Sus Majestades los Reyes de España. El crucifijo seguía en su sitio.

Fuimos creciendo y pasamos al Insti.

Aquello era otra cosa. Ya éramos mayores por fin. Las mates eran más complicadas y estudiaríamos hasta filosofía.  El profe de mates fumaba y lanzaba borradores a los que se portaban mal.  No había crucifijos, pero Sus Majestades estaban presentes y no habían envejecido nada. En el Insti había un señor cura que aún era cura, pero no había que confesarse ni nada de eso. El cura nos enseñaba cosas sobre la historia de la religión cristiana y sus ritos.  En aquella época estaban muy de moda las “amenazas de bomba”, sobre todo en época de exámenes. Era una fiesta eso de evacuar el edificio sabiendo ya las preguntas del examen. Menos con el señor cura. El que quiera salir que salga, pero yo no dejo de dar clase. La mayoría nos quedábamos con él en clase.

Al año siguiente, creo que fue, hubo una gran revuelo entre el profesorado. Comenzaron a decirnos que no fuéramos a clase de religión. Nos dijeron que dijéramos que no queríamos religión. Eran mayoría estos profesores así que les hicimos caso. El señor cura fue expulsado del Insti y su asignatura eliminada. En su lugar, estudiaríamos Hogar.

En Hogar nos enseñaron todo sobre las drogas, en especial sobre la heroína y el “chocolate”. Nos enseñaron comodownload se prepara y se inyecta la primera y como se mezcla con tabacodownload-1 y se lía la segunda.  Cuando ya lo supimos todo, luego nos dijeron que no tomásemos drogas. Yo no tenía pensado hacerlo, pero al menos ahora sabía cómo se preparan, para así evitarlas mejor.

También nos enseñaron muchas cosas sobre el sexo. Nos mostraron preservativos y como usarlos. La verdad es que encontré su olor muy desagradable. Y su tacto grasiento, más desagradable aún.  download-2Pero estaba bien saber que esa cosa te protegía de todo. Cuando ya lo supimos todo, nos dijeron que no tuviésemos prisa en tener sexo. No se los demás, pero yo prisa no tenía. De hecho nunca había pensado en ello hasta que nos dieron clase sobre ello…

También en Hogar una señora muy maja nos enseñó que los hombres y las mujeres son iguales o que es mejor lavarse los dientes sin mojar el cepillo porque así la pasta limpia mejor. Luego nos puso a todos a bordar cojines.

Y en filosofía aprendimos que los ejércitos son muy malos, sobre todo el de EEUU. Las guerras son malas y es mejor el pacifismo. Muchas guerras han sido debidas además a la religión cristiana. El profesor de Historia nos lo confirmó también. Y en la tele, hasta Érase una vez el Hombre, nos abrió los ojos a lo terrible que había sido la conquista de las Américas por parte de los curas y los soldados españoles.

El profesor de literatura nos mostró las glorias de la literatura española, con especial hincapié en la Generación del 98. Aprendimos sobre las derrotas de España y las obras que tales derrotas inspiraron. Fue triste leer tanto pesimismo, pero estaba muy bien escrito. Y luego leímos a autores modernos. Las novelas de Manuel Vázquez Montalbán estaban muy bien, el detective Pepe Carvalho era interesante. TatuajeLa soledad del mánagerAsesinato en el Comité Central…  Todas ellas eran estupendas y no creo que nunca nos influenciasen las ambientaciones comunistas o la orientación comunista del autor. Tampoco creo que nos influenciase nunca la vision anti EEUU de Gabriel García Márquez ni el activismo de izquierdas de Julio Cortázar ni el feminismo de Isabel Allende.

Pero lo que más me gustaba del Insti era la Ciencia. No tardé en superar el trauma de saber que si se extingue una especie, se extinguen las demás que están relacionadas con ella por predación, simbiosis o parasitismo. Deseé con fuerza que no se extinguiese nunca ninguna, para así evitar que todas desaparecieran. Y tampoco me preocupó mucho que las reservas de carbón o petróleo de la Humanidad solo fuesen a durar 10 años más. Total, para entonces los molinos de viento y las placas solares ya se encargarían de todo. Aunque habría que darse prisa, claro, porque solo quedaban 10 años.

Por mi cuenta, leí además muchísimo Isaac Asimov, Arthur C. Clarke y Carl Sagan. Y todos ellos lo tenían también muy claro igual que mis profesores: dios no existe, la religión cristiana es mala, los españoles católicos fueron peores, EEUU es también muy malo, los hombres son malos con las mujeres y las discriminan, el petróleo y el carbón contaminan y se están acabando, el comunismo soviético no es tan malo, Reagan sí que es muy malo y el tabaco es lo peor (¡justo lo que decía el profesor de inglés!).

La educación en aquella época fue, indudablemente profunda y cultísima. Montones de libros, montones de autores. Mucho más profunda y culta que la actual.  Sin embargo, sentó las bases para lo que ocurre en la actualidad.1iw12h

Con la inocencia de la juventud, aceptamos todo cuanto se nos dijo sin cuestionarlo. No nos dimos cuenta que había un propósito oculto en aquellas enseñanzas. Un propósito cuyo fruto es el mundo que hoy vemos. Un mundo mediocre, descafeinado, soso, cabizbajo y cobarde, lleno de supersticiones y falsas creencias.

La “vela en la oscuridad” de la que hablaba Carl Sagan, se ha apagado. Y fueron él y otros quienes la apagaron, usando la Ciencia sin respetar sus métodos. La ciencia hoy en día, es una religión.

O más correctamente, el “Progresismo” con todos sus dogmas climáticos, de género, antitabaco, etc, es la nueva religión.

Pero España ya tenía una religión, una religión que aún con sus defectos, daba mejores frutos. Una religión a la que por nuestra educación “progre”, abandonamos. Pero a la que creo debemos volver.

Si hay esperanza en arreglar el monumental destrozo que el Nuevo Orden Mundial nos ha causado, de reconquistar el mundo que perdimos, hemos de mirar atrás, hacia la Fe perdida.

Anuncios
Publicado en "Progresismo", Actualidad España, Contra la ley antitabaco, Decadencia de Occidente, Expulsado del mundo, Historia, Historia de España | 2 comentarios

Mi vida en el monte

Dedicamos esta re-edición a los cazadores. Los cazadores hoy en día ya están sufriendo las primeras etapas del proceso de acoso e intolerancia que llevó a la ley “antitabaco”. La predicción que hacemos aquí es que desgraciadamente la caza será prohibida, siguiendo el guión de recorte paulatino de libertades y acoso creciente, que se siguió con el tabaco.

Contra la ley "antitabaco"

Me estoy muriendo. He cometido un error y me han pillado. No es que la herida sea muy grave, pero estoy sangrando mucho. Me quedan unas horas de vida y mi predador lo sabe. No se atreve a acercarse claro, sabe que aún soy muy fuerte y yo podría matarle a él si me da la oportunidad. Es muy listo mi predador. Esperará a que yo esté tan débil que no pueda rajarle con mis navajas.

Related imageMis navajas, el terror de los lobos y de los osos y de mis competidores, la pasión de mis hembras. ¡Qué buenas peleas tuve! Recuerdo que una vez le abrí la barriga a dos de los lobos que me atacaban. ¡Cómo gemían! Los que quedaron vivos salieron con el rabo entre las piernas. Los lobos son enemigos terribles y a otros jabalíes les dieron muerte. Pero a mí, no. Yo soy muy fuerte. Siempre…

Ver la entrada original 515 palabras más

Publicado en "Progresismo", Actualidad España, Contra la ley antitabaco, Decadencia de Occidente, Expulsado del mundo | Deja un comentario

La fuerza del hastío. -Hermann Tertsch/ABC-

Mi misma opinión. Es un truco. Salvando las distancias y con todo el respeto, este asunto ya lo vivimos con la primera ley “antitabaco”. Una ley hecha para tantear las fuerzas, los talantes y las resistencias, una ley con la que buscar los puntos débiles del enemigo, para luego dar el hachazo con la ley definitiva.

El tema catalán está dirigido por los mismos que dirigieron la ley antitabaco (agentes internacionales). No debemos pensar que los 4 atolondrados españoles visibles son los que llevan el tema. Hay gente importante y con mucho dinero detrás, que sabe muy bien lo que hace. Mucha atención. Mi calculo sigue siendo 75% a favor de que esos agentes conseguirán lo que quieren de nuevo.

HispaniaFortius

Ver la entrada original

Publicado en "Progresismo", Actualidad España, Contra la ley antitabaco, Decadencia de Occidente, El Nuevo Orden Mundial, Expulsado del mundo, Historia de España | 2 comentarios

Comentario del día EL “ORO” DE PUERTO HURRACO General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

General Dávila

ORO

¿Pueden imaginar que, para resumir un lúcido y amplio período en la historia de España como el que estamos viviendo, alguien se le ocurriera hacer un retrato de Puerto Hurraco, pedanía de Benquerencia de la Serena, provincia de Badajoz, el domingo 29 de agosto de 1990, cuando dos hermanos de la familia Izquierdo, la emprendieron a escopetazos con la familia rival, los Cabanillas y como resultado perdieron la vida 9 personas y 12 resultaron gravemente heridas?

Pues esta es la impresión que he sacada tras asistir al estreno (6 personas en la sala en un multicine de Madrid) de la película “ORO”, del director español Agustín Díaz Yanes. Se trata de un mal y tardío remake de “Aguirre o la cólera de Dios”, que tanto dio que hablar en la década de los 70, obra del cineasta alemán Berner Herzog, uno de…

Ver la entrada original 371 palabras más

Publicado en Contra la ley antitabaco | Deja un comentario

El Papa y los zombies

 

Siempre, siempre os comentamos que el NOM, el marxismo cultural, el “progresismo” o como queráis llamarlo está inextricablemente unido a la ideología antitabaco. Y el Papa actual está considerado por muchos (me incluyo) como un agente claro del NOM. Defiende las “fronteras abiertas”, niega que exista el terrorismo islámico, afirma que los inmigrantes musulmanes son “guerreros de la esperanza” y hasta coquetea con el aborto. Claramente un Papa “progre”.

Y si es “progre”, es antitabaco. Es una regla que no suele fallar.

En efecto, ayer nos enteramos que el Papa ha prohibido la venta de cigarrillos en todo el estado Vaticano. A partir de 2018 no se podrá comercializar ese producto, aunque los puros seguirán estando permitidos.

Tiene poder para hacer tal cosa, dado que es el jefe supremo. No necesita consultar o negociar o votar. Lo prohíbe y punto. El sueño de todos los tabacófobos del mundo. Ya quisieran tener ellos el poder del Papa…

download

En el Vaticano se fuma mucho y los Papas no han sido excepción. A partir del 2018 todos los habitantes tendrán que salir del Vaticano para comprar tabaco. Es un momento salir a Italia a por un paquete, pero los precios son más altos.

El humo molesta a Francisco… ¿pero cuál? es un interesantísimo artículo sobre esta reciente prohibición del Papa Francisco, escrito desde un punto de vista religioso. Son interesantes también los comentarios al artículo, en los que destaca una idea que compartimos aquí: la persecución mundial que hay contra el cigarrillo tiene como objeto derivar a las personas hacia las drogas que obnubilan el intelecto”.

No podríamos estar más de acuerdo. Es perfectamente visible el plan y visibles son los resultados. Cuanta más gente ha dejado de fumar, más ha subido el consumo de drogas, legales e ilegales.

Nos quieren tontos. Y el tabaco consuela, alivia, pero no atonta, todo lo contrario. Es por tanto imprescindible para el NOM atacar al tabaco, para que la gente consuma otras cosas que atontan. Una población drogada es una población mansa y manejable.

La actual “epidemia de opiáceos” es considerada por el presidente Trump como una emergencia nacional en su país. La adicción actual de los estadounidenses a los analgésicos o los antidepresivos, por poner ejemplos legales, es brutal y está causando un enorme daño en el país.  Pero siempre que Trump habla del tema y de cómo lo va a combatir, se olvida de una de sus principales causas: la persecución fanática contra el tabaco y quienes lo fuman.

A veces siento la necesidad de escribírselo en Twitter:

-La causa de la epidemia de opiáceos es la ideología antitabaco. ¿Es que no lo ves? ¡Despierta! ¡Haz que dejen a la gente fumar en paz y verás que el consumo de drogas baja!

Pero claro, cada tuit de Trump tiene cientos de miles de comentarios, asi que pa’ qué…

 

En España también resulta alarmante el actual consumo de drogas, tanto legales como ilegales. Los antidepresivos, que antes eran más bien cosa de las estrellas del cine, son ahora omnipresentes. Todo el mundo toma pastillas.

Hay días en que tengo la sensación de que otra más de las persona que conocí, ya no parece ser ella misma cuando la vuelvo a ver. Ha dejado de fumar. Toma pastillas. Está rara. Es como la peli de la invasión de los ultracuerpos. Te das media vuelta y ¡zas!, otro más que se ha transformado.

Y a veces hasta me pregunto si yo mismo he sido invadido también y no me he dado cuenta. Y le pregunto a Milagros, Mila, ¿tú y yo seguimos siendo tú y yo? ¿Aún no somos zombies?

Se ríe, pero sabe que es un asunto muy serio. El NOM no da puntada sin hilo y su inquina hacia el tabaco es por algo.


 


Lectura adicional: Nicotina – El antídoto contra los zombies, Gabriela Segura, doctora en mediciona.

Publicado en "Progresismo", Contra la ley antitabaco, Decadencia de Occidente, El Nuevo Orden Mundial | 12 comentarios

¿Eliminada la ley “antitabaco” en Austria?

En Ley “antitabaco” en Austria 2018 os informábamos sobre la prohibición total, a la española, que se había aprobado en Austria para el 2018. Austria estaba destinada a dejar de ser libre el año que viene.

Pero hoy nos llegan noticias esperanzadoras. Al parecer, el único partido que se oponía a la ley, el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ), ha logrado que se rechace la ley “antitabaco”, para júbilo de la hostelería y sus clientes.

Esta es la noticia:

Koalitions-Deal: Aus für Rauchverbot In den Gesundheitsverhandlungen beharrt FPÖ auf Rücknahme des Rauchverbots.

Que el traductor automático dice que significa lo siguiente:

Acuerdo de la coalición: fuera la prohibición de fumar
En las negociaciones sobre la salud, el FPÖ encabeza la retirada de la prohibición de fumar.

Dado que el artículo no tiene fecha y el alemán no es nuestro fuerte, solo podemos basarnos en los comentarios hechos hoy en alemán a la noticia. Al parecer la ley ha sido retirada…

Intentaremos conseguir información más fiable. Y si alguno de nuestros lectores en Austria pudiera clarificar lo ocurrido, mejor aún.

ACTUALIZACIÓN:  Uno de los contactos germanohablantes de esta página ha publicado en inglés en el grupo internacional Smoking is normal, indicando que el FPÖ exige, para poder formar coalición de gobierno, la retirada de la ley “antitabaco”. Y que las perspectivas de que se acepte tal exigencia, son buenas.

 

 

Publicado en Contra la ley antitabaco, El que resiste, gana | 10 comentarios

Entre el atraco y la estafa

Antonio Escohotado, filósofo y  escritor español, Premio Espasa de Ensayo, 1999.  Fotografía tomada de Theobjective.com

 

Hace unas semanas me hice seguidor en las redes sociales de este señor.  Decidí seguirle simplemente porque en todas las fotos se mostraba a sí mismo fumando y eso hoy en día no lo hace nadie salvo la gente con redaños. Me pareció que tenía que haber una historia interesante detrás, historia que yo exploraría, un día que hubiese tiempo para ello.

Bien, hoy ha habido tiempo y me leí entera la entrevista que le hizo The Objective. Os la recomiendo encarecidamente. Luego me fui a su bio en la Wiki, interesante también. Y luego a su propia página, Escohotado.org.

Y me di cuenta que, una vez más, el fijarme en lo de dejarse fotografiar fumando (yo casi me atrevería a decir que Escohotado insiste en ello), me había colocado ante un personaje extraordinario.

Muchas son sus aventuras, incluído un año en una celda de aislamiento en la cárcel, cosa que al parecer solicitó al director del centro penitenciario porque “quería escribir mi Historia general de las drogas -1.600 páginas muy documentadas- y necesitaba silencio”.

Terminada mi investigación preliminar sobre Escohotado, se me formó en la mente la imagen de un héroe español de los de antaño, uno de esos que nunca otras culturas europeas han tenido y cuya historia y logros extraordinarios no conocemos simplemente porque no están en inglés.  ¡Cuánto nos han ocultado de nosotros mismos! ¡Cuánto!  Cada vez reniego más de mi educación que me llevó a conocer algo de Chéspir o Byron o Chesterton o Kipling y no lo suficiente de Lope de Vega o Cervantes o Calderón o Quevedo o todo lo posterior. Un desastre. ¡Un error grave!

También habla de sus errores Escohotado. Y de cómo la edad mejora el entendimiento. “Yo antes era más tonto”, repite con cierta frecuencia en la entrevista. Y es verdad, siempre se es más tonto cuando se es más joven. Razón principal por la que estoy en contra de la actual efebocracia y me gustaría que volviesen a gobernar los hombres mayores, más sabios por viejos…

 

Pero aquí hablamos de tabaco, de la libertad de fumar. ¿Qué tiene que decir Escohotado sobre eso?  Una rápida búsqueda en la red trajo como resultado…este mismo cuaderno.  ¿Cómo? ¿Hemos hablado aquí de este señor antes? Pero si acabo de conocerlo…

En efecto, hace meses uno de vosotros, Miguel, dejó el enlace a un estupendo artículo de Escohotado sobre el tabaco. Recuerdo ahora que lo dejé en la recámara, porque no me gustaba todo lo que se decía y me pareció que debería matizarlo antes de publicarlo.

Tras conocer un poco más al autor, me queda claro que lo mejor es publicar su artículo sin más. Y gracias Miguel, por la aportación.

 

LOS FUMADORES, ENTRE EL ATRACO Y LA ESTAFA

 

Pensaba dejar los cigarrillos el próximo febrero, dando por suficientes 40 y muchos años de gran fumador, pero el recrudecimiento de la cruzada antitabaco justifica un ejercicio de solidaridad con quienes siguen fumando, y aspiran a ser respetados.En efecto, los reglamentos no mandan que las tiendas de alpinismo estampen en sus artículos esquelas sobre peligros de la escalada; ni imponen a la manteca y la mantequilla esquelas parejas sobre los riesgos del colesterol. Ni siquiera los concesionarios de motos y coches deportivos deben incorporar algo análogo sobre accidentes de tráfico. Vendedores y bebedores de alcohol, quizá por respeto al vino de la misa, no son molestados. Quienes usan compulsivamente pastillas de botica resultan pacientes decorosos, y quienes toman drogas ilícitas son inocentes víctimas, redimibles con tratamiento. El tabacómano y el simple usuario ocasional de tabaco, en cambio, son una especie de leprosos desobedientes, que pueden curarse con sanciones y publicidad truculenta.

Es indiscutible que el humo molesta, y que debe haber amplias zonas para no fumadores. Sólo se discute qué tamaño tendrán en cada sitio (edificios, barcos, aviones) las zonas para fumadores. Cuando algo que usa un tercio de la población recibe una centésima o milésima parte del espacio -o simplemente ninguna- oprimimos a gran número de adultos, capacitados todos ellos para exigir que las leyes no reincidan en defenderles de sí mismos. Que las leyes prohíban, o impongan, actos por nuestro propio bien dejó de ser legítimo ya en 1789, al reconocerse los Derechos del Hombre y del Ciudadano, gracias a lo cual en vez de súbditos-párvulos empezamos a ser tratados como mayores de edad autónomos. Y es llamativo que en un momento tan sensible al respeto por muy distintas minorías cunda un desprecio tan olímpico hacia la única minoría que se acerca a una mayoría del censo. Sólo se entiende, de hecho, considerando la tentación de convertir los estados de Derecho en estados terapéuticos, legisladores sobre el dolor y el placer, donde lo que antes se imponía por teológicamente puro pueda ahora imponerse por médicamente recomendable.

Con todo, la sustancia del atropello no cambia al sustituir sotanas negras por batas blancas. Si atendemos al asunto concreto, vemos enseguida que la fanfarria terapeutista disimula y deforma sus términos. En primer lugar, la nicotina estimula, seda y previene algunas enfermedades; los agentes propiamente nocivos son alquitranes derivados de asimilarla por combustión. El gendarme terapéutico ¿se ocupa acaso de promover alternativas al alquitrán? Las primeras patentes de cajetillas con una pila que calienta el tabaco a unos cien grados, hasta liberar la nicotina sin producir alquitranes, tienen más de 20 años. Esos revolucionarios inventos para inhalar selectivamente han ido siendo comprados por las grandes tabaqueras, como es lógico; pero que Philip Morris o Winston se arriesguen a poner en marcha tanto cambio pide un cambio paralelo en la actitud oficial, hoy por hoy anclada al simplismo de satanizar la nicotina.

En segundo lugar, las incoherencias del terapeutismo coactivo brillan en el hecho de que sus desvelos por la salud del fumador no incluyen informar sobre o intervenir en qué fumamos, cuando el tabaco ronda una quinta parte del contenido de cada pitillo. El resto, llamado sopa, es una receta confidencial del fabricante, cuya discrecionalidad le permite novedades como añadir tenues filamentos de fósforo al papel, para que queme más deprisa. En tercer lugar, a este generalizado trágala se añaden promesas de doblar el ya exorbitante precio de las cajetillas, como si sumir en ruina al tabacómano le resultara salutífero.

Así, los deleites unidos a fumar -que son básicamente energía y paz de espíritu-, y los inconvenientes de dejar esa costumbre -que son desasosiego, y resucitar la codicia oral del lactante- pretenden solventarse con un cuadro de castigos: no saber qué fumamos, no tener alternativas a una inhalación de ilimitados alquitranes, padecer atracos al bolsillo, sufrir discriminación social, o comulgar con falsedades (como que estaremos a salvo de cáncer pulmonar, bronquitis, arteriosclerosis e infartos evitando el tabaco). Curiosamente, el cruzado farmacológico norteamericano, que está en el origen de esta iniciativa, se niega por sistema a reducir sus emisiones de gases tóxicos firmando Kioto, sin duda porque tragar humo de modo involuntario y no selectivo es tan admisible como inadmisible resulta tragarlo de modo voluntario y selectivo.

Ante tal suma de iniquidades, un grupo tan nutrido como el tabaquista debe reclamar los mismos derechos que cualquier minoría, empezando por regular él mismo sus propios asuntos. Actos de pacífica desobediencia civil en cada país, como encender todos los días varios millones de cigarrillos a cierta hora, parecen sencillos de organizar, y prometen tanta fiesta para los rebeldes como impotente consternación en el gendarme higienista.

Moliére lo comenta ya en L’amour médecin: «el tabaco es droga de gente honrada, como el café». Reconozcamos también que en tiempos de Moliére no se había descubierto el cigarrillo, ni Hollywood había promocionado tan abrumadoramente su empleo. Doy por evidente que los ceniceros sucios despiden un olor asqueroso, que el tabacómano es una especie de manco, y que fumar muchos cigarrillos genera a la larga efectos secundarios funestos. No por ello resulta más arriesgado que conducir deprisa. Ni es más insensato que ignorar el cultivo del conocimiento, la práctica de la generosidad o prepararse cada uno para su venidera muerte. Lo arriesgado es que la ley saque los pies del tiesto, lanzándose a proteger a los ciudadanos de sí mismos, como si la sociedad civil pudiera administrarse a la manera de un parvulario.

Cuando nos atracan entregamos el botín a disgusto, conscientes de padecer una agresión. Cuando nos estafan lo damos a gusto, imaginando hacer un buen negocio. Pero es estafa, y no buen negocio, cargar con planes eugenésico-paternalistas que siempre aúnan despotismo con frivolidad. Dejar de fumar sólo cuesta tanto porque sus efectos primarios -anímicos y coreográficos- generan un placer sutil. Sin duda, haremos bien dejando de fumar compulsivamente, mientras eso no nos amargue el carácter y desemboque en efectos secundarios como obesidad, inquietud o sustitutos químicos para la sedación-estimulación que obteníamos encadenando cigarrillos. Como dijo Epicteto, “nada hay bueno ni malo salvo la voluntad humana”, y si lo olvidamos todo el horizonte se torna banal, no menos que proclive a confundir opresión con protección, estafa con benevolencia.

 

 Antonio Escohotado

http://www.escohotado.com/articles/losfumadoresentreelatracoylaestafa.htm

 

Publicado en Actualidad España, Contra la ley antitabaco, El que resiste, gana, Expulsado del mundo | 2 comentarios

Las claras similitudes entre los “progres” y los islamistas./ The clear similarities between the “trendys” and the Islamists.

Ramrock's Blog

ea5

Es que las similitudes entre los islamistas y los progres se acercan bastante:

– Gente fanática e intolerante.

– Siempre lo hacen “por tu bien” De hecho en el papel del moro pone “a better society”, la misma utopía que venden los progres.

– No se admiten discusión. Para ellos son dogmas inamovibles (lo dice allah, lo dice este estudio y san se acabó…). Mirad el tema del autobús de hazte oir, sin discusión ni nada. Directamente leyes y represión.

– Gente de escasa inteligencia

– Propaganda machacona al estilo goebleliano (islamismas en mezquitas y al-jazeera y progres en escuelas y televisiones)

– Ambos son violentos aunque los progres no matan desde que la ETA dejó las armas.

– Ambos no tienen aprecio por las libertades individuales

– Sus instituciones académicas son pésimas y cada vez peor (no les interesan ciudadanos formados y críticos).

– Poco dados a trabajar y…

Ver la entrada original 371 palabras más

Publicado en Contra la ley antitabaco | Deja un comentario

La venganza del Asador Guadalmina

Contra la ley "antitabaco"

guadalmina

Decíamos en El Retorno del Asador Guadalmina que seguiríamos sus andanzas, pues en septiembre de 2015 su dueño había vuelto a declararse públicamente en rebeldía contra la ley “antitabaco”.

El Asador y su dueño estuvieron en todas las portadas, en todas las cadenas de tv y en todas las emisoras de radio de España en el año 2011 (año de imposición de la ley) por negarse a cumplir la ley.

Siendo el Asador un local de merecida fama en Marbella, frecuentado por políticos y otras gentes de cierta influencia, se combatió con fiereza en esa plaza y las batallas entre los burócratas y el dueño del local, fueron sensación mediática durante semanas.

Finalmente venció la burocracia, que acabó cerrando el local e imponiendo multas astronómicas. Cuando el local volvió a reabrir, la prensa antitabaco proclamó triunfalmente la derrota del rebelde. Y ahí acabo la historia oficialmente…

…solo que no acabó ahí.

Ver la entrada original 892 palabras más

Publicado en Contra la ley antitabaco | Deja un comentario

Su majestad, el alcohol

O, título alternativo, que se me ha pedido tantas veces, EL ALCOHOL SÍ QUE MATA.

Se me ha pedido muchísimo esta entrada. Pero no creo en defender una libertad, robando de otra.

Es complicado.

Aún así, la historia del que con el güisqui en la mano, increpa al fumador, debe ser contada.

El tabaco no altera la mente.

Pero su majestad El Alcohol, destruye mentes y vidas, con la rapidez que todos hemos visto.

El alcohol sí que mata.

Haremos una entrada adecuada sobre el tema.

 

 

 

 

Publicado en "Progresismo", Contra la ley antitabaco | 5 comentarios